Archivo de la categoría: Imperialismo

El botín de guerra: el comercio multimillonario de heroína en Afganistán

La agenda oculta de Joe Biden en Afganistán: mantener el tráfico de drogas

Por Prof Michel Chossudovsky

Global Research, August 17, 2021

Global Research 14 June 2005

El artículo siguiente se publicó por primera vez en 2005. A continuación se muestra una actualización detallada seguida del artículo original de 2005.

Nota del autor y actualización

La crisis de los opioides en Estados Unidos, definida en términos generales, guarda relación con la exportación de heroína desde Afganistán. ¿Cómo se verá afectado este comercio multimillonario (que hasta hace poco estaba protegido por las fuerzas estadounidenses) por la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán? Las empresas mercenarias privadas también participan en el apoyo al comercio del opio. La retirada de Estados Unidos ha sido objeto de amplias negociaciones entre Estados Unidos y la OTAN y los talibanes. Se firmó un acuerdo en Doha a fines de febrero de 2020 al comienzo de la Administración Biden. ¿Llegó Estados Unidos a un “acuerdo secreto” con los talibanes sobre el comercio de opio?

Restauración del narcotráfico. ¿Contribuyó la invasión de Afganistán al aumento de la adicción a la heroína?

Lo que es importante entender es que uno de los objetivos estratégicos clave de la guerra de 2001 contra Afganistán fue restaurar el comercio de opio tras el exitoso programa de erradicación de drogas del gobierno talibán en 2000-2001, que condujo a un colapso del 94% en la producción de opio. Este programa fue apoyado por las Naciones Unidas. (Para obtener más detalles, consulte a continuación) En el transcurso de los últimos 19 años después de la invasión de octubre de 2001 de Estados Unidos y la OTAN, ha habido un aumento en la producción de opio afgano. A su vez, el número de adictos a la heroína en Estados Unidos ha aumentado drásticamente. ¿Existe una relación? Había 189.000 consumidores de heroína en Estados Unidos en 2001, antes de la invasión de Afganistán por Estados Unidos y la OTAN. Para 2016, ese número subió a 4.500.000 (2,5 millones de adictos a la heroína y 2 millones de consumidores ocasionales). En 2020, en el punto álgido de la crisis del covid, las muertes por opioides y adicción a las drogas se triplicaron. Es mucho dinero para las grandes farmacéuticas.

Seguir leyendo El botín de guerra: el comercio multimillonario de heroína en Afganistán

The Nightmare: The Iraq Invasion’s Atrocities, Unearthing the Unthinkable

By Felicity Arbuthnot
Global Research, March 19, 2021
9 October 2010
Today we commemorate. Our thoughts are with the people of Iraq. March 19 2021 marks 18 years since the US-UK led war on Iraq in 2003. But that war did not start in 2003. It is an ongoing 30 years wars. It is part of a broader war against humanity.  This article by Felicity Arbuthnot was first published on October 9, 2010.
“Those who can make you believe absurdities can make you commit atrocities.” François-Marie Arouet -“Voltaire” (1694-1778.)
I have a deeply held belief that the duty of a commentator is, to the best of one’s ability, to record, to shine light in often dark places, to act as a voice for those whose own voice, fears, plights might not be heard or known. To write about the emotions one sometimes feels when doing it, is an anathema and anyway a redundancy.
The purpose is to attempt to draw attention to wrongs, not to whinge about the effects they can have – and any way, a private life should be just that. If politicians wish to strip themselves of their dignity and allude to everything from their sex life, to using private grief to gain sympathy votes, those with a shred of self-respect do not wish to emulate them. Here, I am breaking my taboo, for a reason.
Over the last several weeks I have again researched in depth, invasion’s atrocities in Iraq, unearthing the unthinkable, switching off emotion and reading of terror, torture, monstrous wickednesses, word after sickening word. Then, Fallujah revisited (1) with document after document revealing the depth of the darkest depravities towards others, which can be plumbed, by “some mother’s son” – or daughter. Indeed, some child’s father or mother, able to shoot the children, toddlers, babies of others, in cold blood, drive over them in tanks, leaving the pathetic remains to be eaten by stray dogs.



Lea el artículo completo:
https://www.globalresearch.ca/the-nightmare-the-iraq-invasion-s-atrocities-unearthing-the-unthinkable/21370

“Estados Unidos de América se ha vuelto loco”: Reflexiones de John le Carré sobre la guerra en Irak, el militarismo estadounidense e Israel

Democracy Now

El legendario escritor británico John le Carré falleció a los 89 años de edad. Cuando se preparaba la invasión a Irak, John le Carré fue un feroz crítico del presidente George W. Bush y el primer ministro británico Tony Blair. En enero de 2003, publicó “Estados Unidos de América se ha vuelto loco”, un ensayo que fue muy leído. En el año 2010, John le Carré leyó el ensayo durante una entrevista con Democracy Now!

Para ampliar esta información, vea (en inglés) la entrevista a John le Carré.

Para ampliar esta información, vea (en inglés) la entrevista a John le Carré.

Medios que miran a otro lado en el juicio a Julian Assange

Fuente: El Diario

Pascual Serrano | 19/09/2020

Todos esos medios que tanto se presentaron como desveladores de secretos de guerra ocultados por Estados Unidos ahora asisten e informan con frialdad e indiferencia del atropello de la persona que hizo posible conocer toda aquella verdad

El pasado 7 de septiembre se reanudó el juicio de extradición de Julian Assange en Londres. Estados Unidos lo reclama por 18 presuntos delitos de espionaje e intrusión informática, por difundir mediante Wikileaks en 2010 más de 700.000 documentos clasificados sobre las actividades militares y diplomáticas estadounidenses, sobre todo en Iraq y Afganistán, que revelaron actos de tortura, muertes de civiles y otros abusos.

Tras ser pospuesto en febrero por la pandemia de COVID, se prevé que las vistas duren tres o cuatro semanas

Recluido en una prisión londinense de alta seguridad desde su detención en abril de 2019 en la embajada de Ecuador, donde vivió siete años, Assange podría ser condenado a 175 años de cárcel si la justicia estadounidense lo declara culpable.

Es verdad que estamos solo ante el juicio donde se decidirá si se le extradita, no si es culpable de los delitos, sin embargo, la repercusión de esta noticia está siendo mínima en los grandes medios a pesar de situarse en una ciudad, Londres, donde todos tienen acceso. No estamos viendo ni crónicas de corresponsales o enviados ni reportajes ni artículos de opinión. Algo que contrasta con la tremenda repercusión que tuvo la difusión de las informaciones de Wikileaks y lo rentable que supuso para el pool de periódicos que tuvieron el privilegio de disponer de sus informaciones en primicia. Sin embargo, ahora se están limitando a difundir escuetos y fríos cables de agencia.

Los medios no están recordando elementos de contexto fundamentales. Repasemos:

Assange está encarcelado en Londres por una condena de 50 semanas de prisión por haber violado la libertad condicional que le concedieron mientras se decidía una reclamación de la justicia sueca por violación. Pero en 2015 el fiscal sueco retiró los cargos y en 2017 la justicia sueca archivó la causa, por tanto no tiene sentido mantener en prisión en Londres a una persona acusándole de violar una libertad condicionada a una acusación que no existe.

Assange fue abandonado por el gobierno de Ecuador cuando llegó al poder Lenin Moreno. Su país recibió el visto bueno de Estados Unidos para un préstamo con el FMI por cuatro mil millones de dólares a cambio de que la policía inglesa entrara a la embajada y lo arrestara porno haberse entregado a la corte cuando estaba libre bajo fianza en 2012. No parece que ese sea un sistema muy lícito para impartir justicia.

Sesenta médicos suscribieron una carta alertando su preocupación de que Assange pudiera morir en la cárcel dado su deteriorado estado de salud. Incluso el relator de la ONU sobre la tortura, Nils Melzer, dijo que la vida de Assange estaba «ahora en peligro». Posteriormente, el pasado junio, más de 200 médicos eminentes de todo el mundo suscribieron un comunicado en la revista médica The Lancet pidiendo poner fin a la tortura psicológica del editor de WikiLeaks y su liberación inmediata de la prisión Belmarsh de máxima seguridad en Gran Bretaña.

No se hace referencia a las irregularidades denunciadas en la comparecencia del pasado octubre ante el tribunal de primera instancia de Westminster. El exdiplomático británico Craig Murray, que logró estar presente en la sesión, reveló el estado débil y errático en el que se encontraba Assange, el desprecio de la jueza hacia la defensa, que vio denegadas todas sus alegaciones, desde la petición de más tiempo para preparar el caso dadas las limitaciones que se pusieron a los abogados de Assange para ver a su cliente en prisión, a la incautación de los documentos (por agentes de Estados Unidos) que éste tenía en la embajada de Ecuador. Extraña la irregularidad de que el fiscal del caso consultara en la propia sala sus dudas con tres funcionarios de la embajada de Estados Unidos que, según sus propias palabras, le daban «instrucciones». La jueza aprobó todas sus peticiones. Incluso llegaron a entrar en la sala dos agentes estadounidenses armados.

La vista que ahora ha comenzado se realiza en Woolwich Crown Court, en lugar destinado a los juicios por terrorismo, no se permite público ni observadores de ONG’s y se ha impuesto una limitación de tan solo 10 periodistas que podrán acceder a las sesiones. Esta restricción es una manera de invisibilizar el estado de salud de Assange: la última vez que se lo vio fue en su arresto en la embajada ecuatoriana. La información de las pocas personas que han tenido acceso a Assange en todos estos meses – su actual pareja, sus abogados- es que su estado de salud es precario.

La situación carcelaria a la que está sometido es inhumana. Se trata de una prisión de alta seguridad en condiciones de aislamiento, con 23 horas diarias de soledad y 45 minutos para hacer ejercicio en un patio de cemento. Cuando Assange sale de la celda, «todos los pasillos por los que pasa son evacuados y todas las puertas de las celdas se cierran para garantizar que no tenga contacto con otros reclusos».

Todos esos medios de comunicación que tanto se presentaron como desveladores de secretos de guerra ocultados por Estados Unidos, medios que denunciaban torturas y múltiples violaciones de derechos humanos, defensores de la libertad de expresión y de la transparencia informativa, ahora asisten e informan con frialdad e indiferencia al atropello de la persona que hizo posible conocer toda aquella verdad sobre la guerra y las invasiones de Estados Unidos.

Nos lo recordaban Noam Chomsky y Alice Walker como copresidentes de AssangeDefense.org en The Independent (por supuesto nuestros grandes medios españoles no han recogido ese manifiesto): «Assange enfrenta la extradición a Estados Unidos porque publicó pruebas incontrovertibles de crímenes de guerra y abusos en Irak y Afganistán, avergonzando a la nación más poderosa de la Tierra. Assange publicó pruebas contundentes de «las formas en que el primer mundo explota al tercero», según la denunciante Chelsea Manning, la fuente de esa evidencia. Assange está siendo juzgado por su periodismo, por sus principios».

«Las publicaciones de Assange de 2010 expusieron 15.000 víctimas civiles previamente no contadas en Iraq, bajas que el Ejército de Estados Unidos habría enterrado. Destaca el hecho de que Estados Unidos está intentando lograr lo que los regímenes represivos solo pueden soñar: decidir qué pueden y qué no pueden escribir los periodistas de todo el mundo. Destaca el hecho de que todos los denunciantes y el periodismo en sí, no solo Assange, están siendo juzgados aquí», añaden Chomsky y Walker.

Fuente: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/medios-miran-lado-juicio-julian-assange_129_6223669.html

Washington informa: La Casa Blanca bloquea informes de Inteligencia y análisis que prevén una evolución catastrófica del cambio climatico — Sociología crítica

Véase la noticia original. By Juliet Eilperin , Josh Dawseyand Brady Dennis June 8 at 8:56 AM White House blocked intelligence agency’s written testimony saying climate change could be ‘possibly catastrophic’ Officials sought to excise the State Department’s comments on climate science on the grounds that it did not mesh with the administration’s stance White House officials […]

a través de Washington informa: La Casa Blanca bloquea informes de Inteligencia y análisis que prevén una evolución catastrófica del cambio climatico — Sociología crítica

En deuda con Assange

Pedro Miguel

El fundador de Wikileaks sabe perfectamente lo que hace y a lo que se expone: confrontar a la máxima potencia mundial y sus principales aliados –que son potencias por derecho propio– en condiciones de desventaja brutal: una pequeña organización, limitada en recursos con muy pocos integrantes, ha sido capaz, sin embargo, de poner en jaque al gobierno de Estados Unidos y a muchos otros, de cimbrar la complejísima red de relaciones mundiales de Washington y de modificar de esa manera las relaciones de poder del mundo contemporáneo. La difusión de los Papeles de Afganistán, de los Papeles de Irak y de los cables del Departamento de Estado, nueve años más tarde, marcó un parteaguas para los gobernantes, las sociedades y los medios de todo el planeta. Para llevar a cabo tal hazaña es necesario tener una excepcional comprensión del mundo, un propósito claro y un programa de acción definido, y Julian Assange los tiene y supo transmitirlos a su organización. Su historia no es la de un travieso desorientado ni la de un enfant terrible de la informática, como lo han querido presentar a posteriori los medios occidentales que engordaron su circulación y su tráfico gracias a los materiales informativos que Wikileaks les entregó de manera gratuita; ahora se refieren a Assange como “el hacker australiano” y le niegan las facetas de periodista, de pensador y de activista que conviven en este perseguido planetario.

A fines de 2010 Wikileaks decidió suspender su colaboración con grandes diarios para enfocarse en medios independientes y más pequeños y agrupar aquella información en conjuntos nacionales.

Seguir leyendo En deuda con Assange

GREG GRANDIN / HISTORIADOR “El trumpismo es lo que pasa cuando se termina el Imperio” ÁLVARO GUZMÁN BASTIDA / IGNASI GOZALO-SALELLAS / HÉCTOR MUNIENTE — Sociología crítica

Publicado en CTXT Hay una raza de historiadores que no rehúye la actualidad, sino que más bien la buscan con su tiralíneas. Greg Grandin es uno de éstos. Profesor en la New York University, miembro de la American Academy of Arts and Science y articulista habitual en la revista The Nation, su trabajo como historiador […]

a través de GREG GRANDIN / HISTORIADOR “El trumpismo es lo que pasa cuando se termina el Imperio” ÁLVARO GUZMÁN BASTIDA / IGNASI GOZALO-SALELLAS / HÉCTOR MUNIENTE — Sociología crítica

Venezuela: los símbolos de la resistencia

 
Hombre que fue incendiado por personas que lo acusaron de robar durante una manifestación contra el Presidente de Venezuela, Nicolas Maduro, corre en medio de partidarios de la oposición en Caracas, Venezuela, el 20 de mayo de 2017.

Marco Bello / Reuters

Raúl Romero*

La edición americana del diario El País dedica nuevamente su primera plana a la Crisis en Venezuela. La fotografía principal es muy llamativa: en lo que pareciera ser un salón de clases, cinco jóvenes –todos hombres–, permanecen sentados sobre sus pupitres. Sus rostros están cubiertos con máscaras antigás y otros objetos. Uno de ellos destaca sobre los demás. Lleva puestos unos tenis color azul de la marca Adidas y en su sudadera, también azul, sobresale en color naranja el símbolo de Nike. Su boca está protegida por un respirador antigás y el resto de su cabeza se encuentra cubierta con una máscara del personaje emblema de The Walt Disney Company, Mickey Mouse. Dos muletas y una pierna vendada terminan por destacar la heroicidad del personaje. La imagen bien podría inspirar a Naomi Klein para hacer un agregado a su célebre libro No logo: el poder de las marcas.

Seguir leyendo Venezuela: los símbolos de la resistencia

Un gobierno que parece deshacerse entre insultos y errores es el de Trump

 

  • Scaramucci: “Reince (Priebus, el entonces jefe del gabinete) es un fucking esquizofrénico paranoico….”; “No soy Steve Bannon (el estratega político de la Casa Blanca), no estoy intentando chupar mi propio pito… no estoy tratando de construir mi propia marca sobre la fucking fuerza del presidente. Yo estoy aquí para servir al país”.

Trump corre a su jefe de gabinete; lo remplaza Kelly

David Brooks, corresponsal | viernes, 28 jul 2017 20:52

 

Nueva York. Horas después de la peor derrota política de Donald Trump y de legisladores republicanos y de la exhibición pública -a través de insultos con palabras que los medios tuvieron que censurar- de la intensa guerra dentro de su administración, la semana caótica del régimen culminó con la expulsión, este viernes, del jefe de gabinete del presidente.

Reince Priebus, nunca contó con la confianza completa de Trump ni de algunos de sus asesores más cercanos, este viernes acompañó al mandatario en el avión presidencial a un acto en el estado de Nueva York mientras se decidía que este sería su último viaje como funcionario.

Priebus concluyó apenas un semestre en el puesto cuando Trump anunció esta tarde que el secretario de Seguridad Interna, el general retirado John Kelly, sería el nuevo comandante de su gabinete.

El presidente informó del nombramiento de Kelly en un tuit declarando que “es una verdadera estrella de mi gobierno”. Sólo después dijo que deseaba agradecerle a Priebus y que “logramos mucho juntos y estoy orgulloso de él”.

Menos de 24 horas antes, el Senado controlado por los republicanos fracasó en aprobar cualquier versión de una contrarreforma de salud para anular el llamado Obamacare -objetivo prioritario durante siete años y promesa central de campaña de Trump-, lo cual es un grave revés que generará aún más división entre los legisladores y representa otra derrota grave para un presidente que aún no ha logrado impulsar un proyecto de ley mayor desde que llegó a la Casa Blanca hace seis meses.

Seguir leyendo Un gobierno que parece deshacerse entre insultos y errores es el de Trump