Archivo de la categoría: Políticas derechistas

La brutalidad de la derecha venezolana

Chavista_quemado_vivo
El acusado de chavista corre. Foto Marco Bello / Reuters

Venezuela, los aprendices tropicales de Isis

Luis Hernández Navarro

 

Carlos Eduardo Ramírez salió a buscar empleo el jueves 18 de mayo. Alrededor de las 3 de la tarde caminaba por una de las calles cercanas a la estación del Metro de Altamira, en Caracas, cuando un grupo de unos 20 opositores al gobierno encapuchados lo abordó. De inmediato comenzaron a golpearlo con palos y piedras. Uno llevaba una pistola. ¡Mátalo, mátalo, mátalo! ¡Se tiene que morir ese chavista!, le gritaron.

Carlos Ramírez les gritó: ¡Yo no soy chavista, yo no soy chavista! ¿Por qué me van a matar? ¡Déjenme vivir que quiero ver a mi hija! Los enmascarados le echaron gasolina encima y le prendieron candela. Él comenzó a saltar, a correr, a gritar y se tiró al piso para sofocar las llamas. La policía municipal de Chacao (municipio en manos de la oposición) no hizo nada para evitarlo. Sólo lo auxiliaron los bomberos (https://goo.gl/tDTB7A).

Carlos fue la primera persona a quien los pacíficos opositores venezolanos le prendieron fuego por ser chavista. Afortunadamente vivió para contarlo. Sin embargo, Orlando José Figueras, de 21 años, no pudo decir lo mismo. El 20 de mayo, en Altamira, fue salvajemente golpeado, apuñalado y quemado por los aprendices tropicales de Isis por ser ladrón y madurista (https://goo.gl/krpfcu). No pudo sobrevivir.

Desde entonces, los enemigos de la revolución bolivariana no han parado de quemar a seres humanos por el delito de ser chavistas. Los fanáticos le han prendido fuego a 19 personas, en su inmensa mayoría negros, pobres o funcionarios gubernamentales.

Pero, su vocación piromaniaca no termina ahí. Han incendiado alimentos (más de 50 toneladas en el estado Anzoátegui, donde, según Marco Teruggi, acompañaron la lumbre con tres pintadas: chavistas malditos, no más hambre, y viva Leopoldo); urnas fúnebres del cementerio de Guaicaipuro; banderas cubanas; la estatua de Hugo Chávez; la Dirección Ejecutiva de la Magistratura (DEM) del Tribunal Supremo de Venezuela en Chacao; la sede del Ministerio de Vivienda; el Instituto Nacional de Nutrición; comisarías y una larga lista de edificios públicos.

La pedagogía del fuego opositor forma parte de su apuesta insurreccional. Su conversión en la versión sudamericana del Ku Kux Klan (no es casualidad que muchas de sus víctimas sean afrodescendientes) es parte de su fracaso para ganar base social en los sectores más humildes. Como la guerra económica, el bloqueo de calles y avenidas en los barrios de clase media, el despliegue de formas de lucha de guerrilla urbana y la campaña mediática que desplegaron no han provocado ni la fractura del Ejército ni la deserción popular de la causa chavista, la oposición recurre ahora al terror. Busca que el miedo paralice a quienes se le oponen. Pretende desgastar la resistencia popular.

No es novedad. La derecha latinomericana tiene una larga tradición terrorista. No hay pueblo en el continente que no la haya sufrido. Sin embargo, la oposición venezolana la ha innovado y superado con creces. Sus asesores han aprendido de Isis. Hacer que las llamas devoren a seres humanos es una de las cartas que han puesto sobre la mesa para provocar pánico. Sin embargo, quemar vivas a las personas es una bestialidad que muchos medios de comunicación y grupos defensores de derechos humanos han decidido ignorar y silenciar.

A pesar de que los grupos de choque opositores recurrentemente hacen uso de la violencia contra la población pobre, la prensa internacional los describe como pacíficos, libertarios, “ cool” y hasta sexis”. Y, aunque los comandos que ejecutan la violencia callejera están integrados por paramilitares colombianos, lúmpenes pagados, bandas de delincuentes y grupos de choque con entrenamiento en guerra irregular, se les presenta como jóvenes idealistas que luchan contra la dictadura castrocomunista durante el día y luego van a reventarse de noche; que combinan las máscaras antigases en las barricadas con los vestidos de moda y los tragos exóticos cuando el sol se oculta (véase, por ejemplo, https://goo.gl/djHLgQ y https://goo.gl/LY8w3z).

Esta campaña de desinformación sobre lo que sucede en Venezuela ha alcanzado niveles grotescos. Durante meses, Lilian Tintori aseguró que se su esposo, Leopoldo López, estaba siendo torturado en prisión. Incluso se dijo que había fallecido. Multitud de medios dieron por buena esta versión sin corroborarla. Sin embargo, cuando el pasado 8 de julio López pasó a prisión domiciliaria, parecía más un instructor de fisioculturismo que un reo martirizado.

Hasta el momento, la intentona golpista de la oposición venezolana ha provocado 105 muertos. De ellos, 29 fueron víctimas directas de los mismos manifestantes. Por ejemplo, cuatro perecieron cuando les estallaron en las manos los explosivos que pensaban utilizar contra otros. Fallecieron durante saqueos y un incendio dentro de un almacén provocado por los asaltantes, 14 personas. Otros 14 decesos fueron obra de autoridades del Estado, procesados en su mayoría judicialmente. Los 44 restantes están bajo investigación (https://goo.gl/VCqv97).

A corto plazo, la oposición venezolana está empeñada en hacer fracasar la votación para nombrar la Asamblea Nacional Constituyente el próximo 30 de julio. Pero, más allá de este propósito, aspira a formar un gobierno paralelo, que, aunque sea testimonial (y esté incapacitado para ejercer el poder real), pueda obtener el apoyo de Estados Unidos, y abra la puerta a una invasión extranjera. Los aprendices tropicales de Isis van con todo, incluyendo prender fuego a los venezolanos negros y pobres, a los que no perdonan la osadía de haberse hecho dueños de su propio destino.

Twitter: @lhan55

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/07/25/opinion/015a2pol

 

Directores ejecutivos de empresas le dicen a Trump: usted está fallando

Trump, con casco protector (¿anticipaba los golpes?). Foto Getty Images

Matt Egan   @mattmegan5 junio 15, 2017: 8:38 am ET

  • Al presidente Trump le encantaba presumir durante la campaña sobre sus habilidades empresariales. Ahora que él está a cargo -del país, los líderes empresariales parecen alarmados por las habilidades políticas de Trump.

Un impresionante 50% de los CEOs, ejecutivos de negocios, funcionarios gubernamentales y académicos encuestados en la Cumbre anual de CEO de Yale dan a Trump un “F” por sus primeros 130 días en el cargo.

La encuesta, publicada a principios de esta semana, encontró que otro 21% da el rendimiento de Trump un “D” hasta ahora. Sólo el 1% de los 125 líderes encuestados concedió al multimillonario una “A.”

Jeffrey Sonnenfeld, profesor de Yale School of Management que dirigió la cumbre, dijo:-a Trump- “Detenga los tweets al azar de 3 a.m. y detenga los disparos innecesarios que lo desvían de su agenda”.

Sonnenfeld señaló que el 80% de los encuestados son directores generales, entre ellos el presidente ejecutivo de Blackstone (BX), Steve Schwarzman, y el jefe de IBM (Ginny Rometty, Tech30), que forman parte del consejo asesor de Trump y el consejero delegado de Merck, Ken Frazier, Iniciativa de fabricación. (Las respuestas individuales de cada CEO no fueron publicadas.)
“Esta no era una multitud de empresarios demócratas que comían granola, es una sección representativa de la comunidad empresarial, incluyendo a algunos que son muy pro-Trump”, dijo.

Los hallazgos de Yale son la última evidencia de que algunos bolsillos de la comunidad empresarial se están desencantando con Trump mientras su administración lucha por implementar su agenda económica en medio de escándalos y errores.

Lea completo CEOs to Trump: You’re failing en CNN Money

Venezuela bajo asedio

Gilberto López y Rivas

Del 5 al 7 de marzo de este año, en el contexto del cuarto aniversario de la desaparición física del presidente Hugo Chávez Frías, tuvo lugar en Caracas, Venezuela, el 15 encuentro de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad, esta vez en torno a la temática: Comunicación emancipadora o patrias colonizadas.

La red expresó su “solidaridad con el pueblo, el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y el presidente constitucional Nicolás Maduro Moros, en momentos en que los patrocinadores de la guerra y el terrorismo mediáticos contra Venezuela, Cuba y los países de la Alba (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) intensifican, renovados, sus afanes injerencistas, desestabilizadores y golpistas, como parte de la política imperial de cambio de régimen en los países considerados hostiles por la diplomacia de guerra de Washington […] Los libretos del golpe de Estado de factura estadunidense en Venezuela exhiben sucesivas fases de intoxicación, desinformación y distorsión a través de los medios de difusión masiva bajo control monopólico. Esto se combina con medidas de coerción sicológica unilaterales y extraterritoriales y un vasto accionar sedicioso y violento, articuladas con redes digitales [de grandes corporaciones en la web], partidos políticos y dirigentes de la derecha internacional, ONG, fundaciones, sectas confesionales, el crimen organizado y paramilitares, poderes fácticos y grupos económicos trasnacionales, y la injerencia de organismos regionales, como la Organización de los Estados Americanos [OEA]. En suma: los medios convertidos en armas de guerra ideológica.” [Declaración final] La convocatoria al encuentro hacía notar, precisamente, que en Venezuela el principal objetivo de Estados Unidos es aniquilar la esperanza de un camino alternativo a la dictadura del capital y a su consabida destrucción de la vida y del planeta. Por ello, la declaración final proponía una real y participativa comunicación emancipatoria, a partir de una iniciativa que, para que sea fecunda, deberá traducirse en una estrategia local, continental y planetaria, que mediante la suma de esfuerzos, talentos y capacidades creativas haga prevalecer la razón revolucionaria de los pueblos del sur contra la dictadura mediática del capital. [ Ibíd.]

Durante la reunión se contó con la participación de cerca de un centenar de integrantes de la red, quienes no sólo denunciamos el permanente ataque de la derecha ultrarreaccionaria y sus patrocinadores en Washington, en particular contra Venezuela, sino también se debatió y se hicieron propuestas concretas en torno a “la necesidad de desarrollar nuevos medios creativos, con nuevos contenidos semánticos y renovadas formas para transmitirlos, con la finalidad de romper el cerco mediático desinformativo que intenta asfixiar el espíritu revolucionario y la voluntad de profundizar el cambio radical, contrahegemónico…” [ Ibíd.]

Coincidiendo con la perspectiva de otorgar una gran importancia al papel de los medios de comunicación en las guerras irregulares y asimétricas, y en la dominación de espectro completo, en la reunión destaqué que estos instrumentos no son invencibles, pueden ser derrotados por los pueblos conscientes y auto-organizados. El propio movimiento bolivariano dirigido por el comandante Chávez, con todos los medios masivos de comunicación locales e internacionales en su contra, ganó prácticamente todos los procesos electorales durante su vida política. Asimismo, el pueblo venezolano venció el cerco mediático durante el golpe de Estado de 2002 y forzó –con su masiva presencia en las calles– el regreso de su presidente al Palacio de Miraflores, en una inédita acción que revertió por primera vez la lúgubre historia de golpes de Estado de nuestra América. También tenemos el ejemplo de los mayas zapatistas del EZLN, quienes a lo largo de sus 23 años de vida pública, desde su insurrección de 1994, han sabido vencer todas las campañas mediáticas en su contra –impregnadas de prejuicios y racismo–, así como superar la omisión deliberada por parte de los grandes medios de comunicación de sus importantes documentos y declaraciones, sus extraordinarios procesos autonómicos, así como de las articulaciones e iniciativas de luchas emancipatorias y anticapitalistas que han sido conocidas en los ámbitos nacional y mundial; esto ha sido posible por el trabajo de redes y medios alternativos, pero, fundamentalmente, por la extraordinaria calidad y originalidad literaria de sus comunicados, su reconocida autoridad ética y el valor político de sus contenidos. En suma, los pueblos saben distinguir entre el mensaje y los mensajeros, por lo que no caen fácilmente en las trampas mediáticas.

En la reunión de clausura en la que se presentaron los documentos finales de la red y de otras organizaciones sociales y populares que coincidimos en Caracas, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, protestó enérgicamente por los dichos y acciones vergonzosas del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, quien durante una visita reciente a Estados Unidos demandó a Donald Trump la intervención de su país en Venezuela, y en una conferencia en la Universidad de Princeton comentó que el gobierno estadunidense no invierte mucho tiempo en América Latina, pues es como un perro simpático que está durmiendo en la alfombrita y no genera ningún problema […] pero el caso de Venezuela es un gran problema. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, otro lacayo del imperio, pidió la suspensión de Venezuela de esa organización a partir de la aplicación de la Carta Democrática, en un vergonzoso acto de intervención que recuerda por qué la OEA siempre ha sido calificada como el ministerio colonial de Estados Unidos. Y por si fuera poco, en cuanto al asedio contra nuestra hermana república chavista y bolivariana, Andrés Manuel López Obrador consideró preso político al delincuente y comprobado homicida Leopoldo López, violento opositor que participó activamente en el golpe de Estado de 2002, secuestrando, con un grupo de paramilitares, al entonces ministro del interior, Ramón Rodríguez Chacín, mientras en las guarimbas de 2014, que costaron la vida de 43 personas y 800 heridos, decenas de edificios públicos, universitarios y autobuses incendiados, López fue uno de los principales responsables directos e intelectuales de estos intentos golpistas. Este es el criminal que pasa por preso político en CNN y la OEA.

Justicia por el asesinato de nuestra compañera Miroslava Breach.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/03/24/opinion/027a2pol

Posverdad: la palabra del año 2016

trump_loco_make_america_great_again

Alejandro Teitelbau
04/01/2017

« Post-truth (posverdad): « Relativo o referido a circunstancias en las que los hechos objetivos son menos influyentes en la opinión pública que las emociones y las creencias personales ».

Esta es la palabra del año para el Diccionario Oxford, que ha constatado un incremento en su uso “en el contexto del referéndum británico sobre la Unión Europea y las elecciones presidenciales en Estados Unidos”, hasta convertirse en un término habitual en los análisis políticos.

Según Oxford, el término se usó por primera vez en un artículo de Steve Tesich publicado en 1992 en la revista The Nation, en el que hablaba de la primera Guerra del Golfo. Tesich lamentaba que “nosotros, como pueblo libre, hemos decidido libremente que queremos vivir en una especie de mundo de la posverdad”, es decir, un mundo en el que la verdad ya no es importante ni relevante.
Oxford cita un artículo del Independent, publicado antes de las elecciones estadounidenses, en el que se apuntaba que tras las elecciones hemos pasado a vivir en la sociedad de la posverdad: “La verdad se ha devaluado tanto que ha pasado de ser el ideal del debate político a una moneda sin valor”. También otro de The Economist, titulado “El arte de la mentira”, en el que se dice que “Trump es el principal exponente de la política de la posverdad, que se basa en frases que ‘se sienten verdaderas’, pero que no tienen ninguna base real”.

En EL PAÍS, Soledad Gallego-Díaz escribía a finales de septiembre un artículo titulado “La era de la política posverdad”, en el que recordaba que “una cosa es exagerar u ocultar, y otra, mentir descarada y continuadamente sobre los hechos”.

Nada más cierto.

Entre muchos otros ejemplos, se manipulan, se omiten, se tergiversan o se falsifican desde las cifras de la desocupación o del costo de la vida, economistas muy mediatizados predican distintas variantes  del TINA (no hay alternativa) thatcheriano  y hasta se oculta  la verdadera naturaleza del sangriento conflicto en Siria, llamando rebeldes (ya casi inexistentes como fuerza autónoma) a los terroristas (bien equipados y financiados por Occidente vía Arabia Saudita y Turquía). A los ataques de la aviación estadounidense se los llama «apoyo aéreo» y a los de la aviación rusa «masacre» y « genocidio ».

La posverdad es el arma de desorientación masiva de la opinión pública que emplean los grandes medios de comunicación y todos los líderes políticos, no sólo Trump. Desorientación masiva que se revela muy útil para la preservación del sistema capitalista dominante, explotador, ecocida, represor y guerrerista.

Una de las pruebas de su eficacia son las contiendas electorales, donde la grandes mayorías creen votar por la mejor alternativa cuando en realidad están eligiendo entre la sartén y el fuego, con una tendencia manifiesta a inclinarse ahora por el populismo de derecha en sus distintas variantes.
Esta desorientación masiva  se extiende y agrava a causa de la falta de  propuestas alternativas coherentes y  consecuentes para construir un sistema socialista auténticamente democrático y realmente participativo con rotación periódica de los dirigentes, no reelegibles y sometidos a revocación.  Y por cierto, no hay ejemplos o modelos a los cuales referirse, mal que les pese a  algunos  opinólogos profesionales con  sus escritos apologéticos sobre gobiernos supuestamente progresistas o revolucionarios de países que nunca han salido o en franca regresión a típicas sociedades duales de explotadores y explotados.

Es verdad que en el balance del fracaso de los distintos intentos de realizar cambios sociales radicales es imprescindible también tener en cuenta, además de los factores internos,  la “variable externa”, dicho de otro modo, la agresión imperialista, como son los casos–entre otros– de medio siglo de embargo contra Cuba, de la “contra” armada y financiada por USA para hostigar con actos terroristas a la revolución sandinista en Nicaragua, el golpe de Estado contra Allende en Chile, la invasión a Guatemala en 1954, organizada por la CIA y financiada por la United Fruit, etc. etc.

Lyon, 4 de enero de 2017

Fuente: Alainet

“La victoria de Trump: un peligroso, abiertamente racista y misógino giro del capitalismo”: Peter Hudis —

Estimados camaradas, Para los movimientos emancipatorios de los Estados Unidos, en realidad de todo el mundo, la elección de Donald Trump como nuevo Presidente ha supuesto un durísimo revés. Mientras asimilamos las implicaciones del desarrollo de los hechos recientes y nos preparamos para responder a ellos en base a unos firmes principios de marxismo humanista, […]

a través de “La victoria de Trump: un peligroso, abiertamente racista y misógino giro del capitalismo”: Peter Hudis —

La lucha que se avecina entre el “movimiento económico nacionalista” de Donald Trump y las grandes corporaciones

David Brooks J.Jaime Hernández

Bravo Norte/Sur

En los cuarteles generales de Apple Inc en Cupertino, California, la broma de estos días es:

¿Y, entonces, cuándo vendrá el presidente Trump a decirnos cómo fabricar computadoras, Ipads o relojes dentro de Estados Unidos?

En ese mundo de Silicon Valley, donde todos los días se gestiona el futuro que se traslapa con el presente, la broma es de carga profunda.

Entre otras cosas porque, a lo que se tendrán que enfrentar a partir del próximo mes de febrero —si hacemos caso a Steve Bannon, el principal estratega de Donald Trump—, es al desafío de navegar a contra corriente de un “movimiento económico nacionalista” sin precedentes desde la década de los años 30.

Seguir leyendo La lucha que se avecina entre el “movimiento económico nacionalista” de Donald Trump y las grandes corporaciones

Una contextualización y un análisis sobre la elección de Trump / Clase de Sociología Política — Sociología crítica

Clase de Sociología Política del 11 de noviembre dedicada a analizar la elección norteamericana. (URJC) / Pedro A. García Bilbao La ciencia política estudia la política, esto es: las instituciones, el poder, el estado, los partidos, las normas, los sistemas electorales, esas cosas. La sociología política estudia lo mismo y además lo político que es todo aquello […]

a través de Una contextualización y un análisis sobre la elección de Trump / Clase de Sociología Política — Sociología crítica