Archivo de la categoría: Políticas derechistas

Envalentonada la derecha argentina por su freno a la legalización del aborto va contra los preservativos

Abel Albino medico oscurantista y negociante*
 25 de agosto de 2018 ·
  • Después de la marea del 8A van por los negocios y contra el uso del preservativo*
  • Caldo de cultivo para retrógrados codiciosos*

Abel Albino, genuino compromiso con la infancia”, es el título de la editorial de La Nación que reivindica al médico y reflota su discurso contra la eficacia de los preservativos. ¿Cómo leer la defensa de esta figura medieval después rechazo en el Senado al aborto legal?

El backlash es un concepto que la sociología usa para referirse a la reacción, muchas veces motorizada por el resentimiento, que experimentan quienes se perciben despojados de su posición dominante y sus privilegios ante cualquier avance de derechos de grupos sociales en inferioridad de condiciones.  Quienes festejan el revés que sufrió en el Senado el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo podrían ser un ejemplo de las formas que adquiere el backlash en estas tierras. Y también se podría leer en esta línea el editorial, con tono especialmente envalentonado, publicada hoy en el diario La Nación que asume la defensa de la figura de Abel Albino, revivido mediáticamente en los últimos tiempos por sus consejos pseudocientíficos para desalentar el uso del preservativo.

Seguir leyendo Envalentonada la derecha argentina por su freno a la legalización del aborto va contra los preservativos

Anuncios

Canonizar e indultar

August Hlond
August Hlond
Maciek Wisniewski*
Como para ser su acérrimo enemigo –según el bien difundido análisis biempensante– se parece sospechosamente bastante a un amigo. Hablo del papa Francisco frente a la junta cato-nacionalista y post-fascista de Varsovia, o sea, el gobierno populista de Ley y Justicia (PiS), sostenido, entre otros, en el episcopado ultra post-wojtyliano.

Ustedes dirán.

Polonia bajo su mando está en la vanguardia del revisionismo histórico. El re-escribimiento del pasado con tinta de colores patrios –y un abundante toque de pardo– alcanzó su cenit a principios del año con la ley que prohíbe hablar de cualquier complicidad polaca en el Holocausto (que sí la hubo…).

Ahora la decisión de Francisco de avanzar el proceso de santificación del cardenal August Hlond (1881-1948), primado de Polonia desde 1926 hasta su muerte, conocido por su feroz nacionalismo, anticomunismo y antisemitismo –todas las características propias de un verdadero polaco, según PiS– se inscribe perfectamente en esta política (¿aún después de la muerte de Juan Pablo II –y al final– la línea roja Vaticano-Polonia sigue intacta?).

El decreto papal lo declara venerable y reconoce sus virtudes heroicas. En cuanto a lo mundano hay que decir que sí resistió a los nazis y rechazó ofertas de colaboración. Incluso –durante su exilio en Francia– escondió a unos judíos y les dio pasaportes (Więź, 4/6/18), según como él mismo lo contaba después de la guerra. Sea como fuere, tal vez poco para un gran cardenal, pero bueno.

Ustedes dirán.

Junto con la reciente indulgencia otorgada a Polonia por Benjamin Netanyahu –una declaración conjunta polaco-israelí que reza básicamente que los polacos se portaron estupendamente durante el Holocausto (Haaretz, 6/7/18), a.k.a. una estúpida, ignorante y amoral traición de la verdad (Y. Bauer dixit)–, la decisión de Francisco es otra pluma en la gorra de la derecha polaca.

Lo de la indulgencia lo dijo el viejo Uri Avnery (Gush Shalom, 14/7/18). Como Israel no tiene (casi) riquezas naturales, “se dedica a vender las ‘indulgencias del Holocausto’”, emulando a la empresa inventada hace siglos por la misma Iglesia católica y que tanto en su tiempo antagonizó a Lutero: ya le otorgó una a Alemania de Adenauer (a cambio de unas generosas reparaciones), ahora le tocó a Polonia (a cambio de unos favores políticos).

Netanyahu –“que no inventó este business sino lo heredó de sus predecesores” e igual que un Papa en viejos tiempos– avalando finalmente después de su negativa inicial la ley del Holocausto polaca hizo justamente lo que Francisco hizo con Hlond y a lo que apuntaron las organizaciones judías censurando su decisión: blanqueó el antisemitismo y envalentonó a la derecha polaca en su afán de rescribir la historia de aquella época.

Curioso. Según unos, Hlond fue colocado en la pista recta a la santidad a pesar de su posición hacia los judíos (Haaretz/AP, 4/7/18); según otros (al menos en parte), por la defensa de ellos (The New Yorker, 11/7/18).

Ante el viejo dilema vaso medio vacío/vaso medio lleno, se antoja decir ¡pasen otro vaso!: en su postura hacia el tema –ambigua en el mejor de los casos (una característica muy propia de Francisco…)– es en vano buscar virtudes heroicas.

Ustedes dirán.

En el centro de la controversia está la carta pastoral (1936) en la que acusó a los judíos de librar una guerra contra la Iglesia, ser vanguardia de ateísmo, librepensamiento, bolchevismo y la actividad revolucionaria, corromper la moral católica, perpetuar fraude, usura, prostitución y propagar pornografía.

Los condenó por haber rechazado al Cristo y señaló que “el ‘problema’ persistirá hasta que ‘los judíos permanezcan judíos’” (sic). Abogó por su boicot económico, escolar e intelectual, oponiéndose a la vez a los ataques físicos.

O sea, pegar o matarlos era malo, pero no había nada malo en difamarlos y marginarlos, dos prerrequisitos que… tal cual y en pocos años harían posible el Holocausto. ¿Y lo demás? Pura perpetuación y racionalización del antisemitismo bajo la coartada de la defensa de los judíos, una vieja práctica de la Iglesia desde el papa Calixto II (Sicut Judæis, 1120).

Los defensores de Hlond dicen que apenas reflejaba el pensamiento de sus tiempos, que cambió sólo tras el Concilio Vaticano II (Nostra aetate, 1965), pero como bien apuntó Tygodnik Powszechny, un semanario católico de Cracovia –para el cual quien escribe estas líneas colaboraba, ahora sí, orgullosamente, por años– “¿no que de los futuros santos esperaríamos que estén ‘un poco adelante de sus tiempos’”?

 

Seguir leyendo Canonizar e indultar

Arrecia pugna Trump-Amazon

Amazone

Afp, Reuters, Ap y Dpa

La Jornada, domingo 1º de abril de 2018, p. 15

Washington.

Por segunda vez en tres días, el presidente Donald Trump lanzó duras críticas contra Amazon, acusando al minorista en línea más grande del mundo de obtener tarifas injustamente bajas del Servicio Postal de Estados Unidos y de no pagar suficientes impuestos.

Trump tuiteó: “El servicio de correo pierde un promedio de 1.50 dólares por cada paquete de Amazon que entrega. Eso equivale a miles de millones de dólares”.

“Si (el correo) aumentara el precio para paquetes, el costo de envío de Amazon aumentaría en 2 mil 600 millones”, escribió Trump sin especificar en qué informe se basa.

“El fraude al Servicio de Correo debe acabar. ¡Amazon debe de pagar verdaderos costos (e impuestos) ahora!”, concluyó. Seguir leyendo Arrecia pugna Trump-Amazon

O perigoso caso Donald Trump

Leneide Duarte Plon é uma qualificada jornalista brasileira vivendo na França. Seu artigo nos informa sobre a perigo para os USA e para a Humanidade que Donald Trump representa. Segundo uma equipe de psicanalistas norte-americanos, ele apresenta claros traços de patologia psicológica que o torna incoerente, arrogante e desrepeitador de todos os limites. Que não […]

a través de O perigoso caso Donald Trump:Leineide Duarte Plon:para evitar o apocalipse — Leonardo Boff

El partido mexicano Morena gira a la derecha

no_pes_Poniatowska
La escritora Elena Poniatowska y la directora teatral Jesusa Rodríguez repudian la alianza con el PES de Morena en el acto donde AMLO presentó su propuesta de gabinete.

Luis Hernández Navarro

 

El anunció cimbró al amplio movimiento de comunidades indígenas, científicos, artistas, campesinos y activistas que rechazan la siembra de maíz transgénico en México. Víctor Villalobos, el operador político de las grandes consorcios agroindustriales y promotor de los transgénicos, será el futuro titular de la Secretaría de Agricultura, en caso de que Andrés Manuel López Obrador gane las elecciones en 2018.

Víctor Villalobos es ajonjolí de todos los moles políticos. Lo mismo del PRI que del PAN, y ahora de Morena. Fue consultor externo y empleado de Monsanto, y consejero del Grupo Pulsar, del que formaba parte Seminis, gigante de los transgénicos y controladora del mercado mundial de semillas, hasta su venta propiedad de Alfonso Romo, el coordinador del Proyecto de Nación 2018-2024 de López Obrador.

Los puestos públicos de nivel que Villalobos ha ocupado son muchos: subsecretario de Recursos Naturales y primer secretario ejecutivo de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados durante el gobierno de Ernesto Zedillo, subsecretario de Agricultura con Vicente Fox, y coordinador general de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Agricultura durante los tres primeros años de la administración de Felipe Calderón.

Como funcionario ha cometido algunos “pecadillos”. Por ejemplo, no separar sus funciones en la iniciativa privada con las de la administración pública, representando, sin pudor alguno, los intereses de las grandes trasnacionales. No en balde fue un entusiasta promotor de la ley Monsanto. Durante la era foxista, Vía Campesina, Greenpeace y la Fundación Heinrich Böll lo acusaron de dobletear chambas en la administración pública y la iniciativa privada.

Pero no sólo eso. Con la representación del gobierno mexicano, Villalobos saboteó en la reunión de 2004 en Kuala Lumpur, las medidas de precaución para profundizar el Protocolo de Cartagena, el instrumento internacional que regula los organismos vivos modificados, producto de la biotecnología moderna. Invariablemente se alineó con los países protransgénicos. Y, por si fuera poco, ocultó información pública clave relacionada con la contaminación de maíces nativos.

La designación de Víctor Villalobos como futuro conductor de la agricultura del país es una bofetada a la comunidad que lucha por la defensa de los maíces nativos en México desde enero de 1998. Una parte muy importante de esa comunidad, que fundó en mayo de 2002 la Red en Defensa del Maíz y en 2007 la Campaña Sin Maíz no hay País, que ha realizado serios estudios científicos, y que, desde hace más de cuatro años litiga en los tribunales para demostrar el peligro que representan los transgénicos para el patrimonio alimentario y ecológico del país, está indignada.

El nombramiento de Villalobos en el futuro gabinete de López Obrador dista de ser la única muestra de la presencia de lo que el líder de Morena llama la “mafia del poder” en el entorno morenista. Ese es el caso de Esteban Moctezuma, propuesto como futuro secretario de Educación. Su designación arranca a los maestros de las garras de Mexicanos Primero para enviarlos al pesebre de Fundación Azteca, institución de la que el ex secretario de Gobernación y de Desarrollo Social del gobierno de Ernesto Zedillo es presidente.

Ciertamente, Moctezuma, artífice de la traición contra el zapatismo del 9 de febrero de 1995 (responsabilidad que él niega), sabe algo de educación. No en balde operó la fracasada descentralización educativa de 1992, y Elba Esther Gordillo lo consideró siempre como uno de sus tres grandes amores (junto a Jorge Castañeda y a Marcelo Ebrard).

También está en la lista de figuras cuestionables de la vieja nomenclatura Olga Sánchez Cordero, durante 20 años ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Ungida ahora como futura secretaria de Gobernación, llegó al puesto en el Poder Judicial, cuando, a finales de 1994, el entonces presidente Ernesto Zedillo, en una especie de golpe de Estado técnico, disolvió la Corte anterior destituyendo a sus 26 ministros e integró una nueva con 11 miembros. Como documentó el investigador Miguel Ángel Romero, el nuevo organismo judicial fue clave en proteger jurídicamente las reformas neoliberales en marcha (https://goo.gl/C3C8aP ).

Sánchez Cordero no puede negar el santo de su parroquia. En casi todos los casos en los que el nuevo poder constitucional tuvo que blindar jurídicamente regulaciones en favor del libre comercio, votó por hacerlo. Así sucedió en octubre 1998, cuando, en el marco de la crisis de deudores de la banca, la SCJN resolvió a favor de que, en materia mercantil (la que rige las relaciones entre un banco y sus acreditados o depositantes), fuera posible que los contratantes pactaran la capitalización de los intereses desde el comienzo de una relación contractual. En otras palabras, tomó partido por el agio de los señores del dinero contra la clientela bancaria, legalizando el anatocismo. Los banqueros celebraron la resolución con bombo y platillo, y López Obrador la criticó. Sin embargo, ahora quiere colocar al frente de Gobernación a una de las legitimadoras de ese atraco.

La presencia de estos personajes (y de otros más) en el gabinete de López Obrador no es un hecho aislado, sino parte del corrimiento deliberado de Morena hacia la derecha. Su Proyecto de Nación, coordinado como dijimos líneas arriba por Alfonso Romo, en su momento defensor de Augusto Pinochet, tiene muchas propuestas que poco tienen que ver con la izquierda, y, que, incluso, parecen sacadas de la política de “seguridad democrática” de Álvaro Uribe. Su alianza con Encuentro Social, cuyo dirigente Hugo Éric Flores fue el principal defensor de los paramilitares de Acteal responsables materiales del salvaje asesinato de 45 personas, cierra los ojos ante un crimen de lesa humanidad. Sin embargo, AMLO asegura que Morena no tiene ligas políticas o ideológicas de fondo con ese partido.

Por supuesto, para ganar las elecciones de 2018, Morena tiene todo el derecho de moverse tan a la derecha como considere necesario. Muy su asunto. Pero, lo menos que debería hacer, es reconocerlo.

Twitter: @lhan55

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/12/19/opinion/017a2pol

La oligarquía estadounidense no encuentra dinero para paliar la epidemia de los opioides (con receta médica) pero si se baja los impuestos

America’s Oligarchy: No Money for Opioid Crisis, Endless Funds for Corporate Tax Cuts

By Andre Damon, October 28, 2017

Trump’s response to the opioid epidemic mirrors his administration’s response to every social crisis and disaster, such as the hurricanes that struck Texas, Florida and Puerto Rico. The government has provided no meaningful federal aid to Puerto Rico, still suffering from widespread blackouts, while demanding it step up its payments to its Wall Street creditors.