Archivo de la categoría: Ideología

Salarios, productividad marginal y la elevada ciencia de Javier Milei (2) — Rolando Astarita [Blog]

La primera parte de la nota, aquí Salario según productividad y la irrealista solución walrasiana A fin de profundizar en la crítica de la función de demanda laboral de los neoclásicos, admitamos por un momento que es posible determinar la productividad marginal del trabajo y que esta es decreciente. Aceptando este supuesto, diremos, junto a […]

a través de Salarios, productividad marginal y la elevada ciencia de Javier Milei (2) — Rolando Astarita [Blog]

Hoy, hace 120 años, un gobierno local de EUA decretó por 67 votos a 0 que pi era 3.2, Trump buscará algo semejante

Una escuela en el condado de Parke, en Indiana, en 1898.

Una escuela en el condado de Parke, en Indiana, en 1898. G. Schrader

Cuando políticos de EE UU decidieron que el número pi era 3,2

  • Se cumplen 120 años del intento de cambiar por decreto el valor de la constante matemática en Indiana

Manuel Ansede
12 feb 2017 – 05:17 EST
El 21 de marzo de 2015, el joven indio Rajveer Meena empezó a cantar números: “tres, uno, cuatro, uno, cinco, nueve, dos…”. No paró durante casi 10 horas, delante de decenas de testigos en la Universidad VIT, en Vellore (India). Enunció de memoria los primeros 70.000 dígitos del número pi, sin equivocarse ni una vez, superando el anterior récord de 67.890 cifras, logrado una década antes por el chino Chao Lu.

Meena, de 25 años, podría haber seguido hasta la eternidad. El número pi es infinito e irracional. No sigue ningún patrón. Presuntamente, cualquier número aparece en los decimales de pi. Por ejemplo, la fecha de hoy, 12/2/2017, aparece por primera vez tras casi 15 millones de decimales. Pi expresa el cociente entre la longitud de la circunferencia y la de su diámetro, así que tiene un valor fijo de 3.14159265358979… Sin embargo, no siempre fue así para todo el mundo. Hace ahora 120 años, en febrero de 1897, un grupo de políticos de EE UU decidió que pi valía 3,2. Seguir leyendo Hoy, hace 120 años, un gobierno local de EUA decretó por 67 votos a 0 que pi era 3.2, Trump buscará algo semejante

Pisa y la estandarización de la educación / Agustín Moreno — Sociología crítica

Al mismo tiempo que circula un Manifiesto internacional que pide la supresión de las pruebas PISA, se acaba de hacer público el último informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes que se realiza al alumnado de 15 años. Se aplica a más de medio millón de alumnos de 72 países del mundo; en […]

a través de Pisa y la estandarización de la educación / Agustín Moreno — Sociología crítica

La lucha que se avecina entre el “movimiento económico nacionalista” de Donald Trump y las grandes corporaciones

David Brooks J.Jaime Hernández

Bravo Norte/Sur

En los cuarteles generales de Apple Inc en Cupertino, California, la broma de estos días es:

¿Y, entonces, cuándo vendrá el presidente Trump a decirnos cómo fabricar computadoras, Ipads o relojes dentro de Estados Unidos?

En ese mundo de Silicon Valley, donde todos los días se gestiona el futuro que se traslapa con el presente, la broma es de carga profunda.

Entre otras cosas porque, a lo que se tendrán que enfrentar a partir del próximo mes de febrero —si hacemos caso a Steve Bannon, el principal estratega de Donald Trump—, es al desafío de navegar a contra corriente de un “movimiento económico nacionalista” sin precedentes desde la década de los años 30.

Seguir leyendo La lucha que se avecina entre el “movimiento económico nacionalista” de Donald Trump y las grandes corporaciones

Una santa que no creía en Dios: Madre Teresa de Calcutá — Leonardo Boff

Todo es político pero lo político no es todo. Por eso dejemos a un lado, por un momento, las cuestiones políticas y ocupémonos de un tema de gran relevancia existencial y espiritual. Se trata de la noche oscura que la recién canonizada Madre Teresa de Calculta vivió y sufrió desde 1948 hasta su muerte en […]

a través de Una santa que no creía en Dios: Madre Teresa de Calcutá — Leonardo Boff

El proyecto educativo de la nueva derecha

Resultado de imagen para nueva derecha latinoamericana
Raúl Zibechi
Ha nacido una nueva derecha adecuada a los tiempos extractivos y de expolio-piratería contra los pueblos; una derecha posterior al Estado del bienestar, que ya no aspira al desarrollo, sino a consolidar las desigualdades, la segregación de la mitad pobre, mestiza, india y negra de nuestro continente. Una derecha implacable formada en el rechazo a lo popular, a la soberanía nacional, a las leyes y las constituciones.

Matemáticas como propaganda

fraude-cientifico-10-728Alejandro Valle Baeza

En un jeroglífico egipcio se muestra a un demonio exigiéndole a un faraón contar hasta siete para permitirle entrar al paraíso. Hoy muchas personas creen que las matemáticas son un camino seguro para hacer ciencia y llegar al paraíso de la verdad. Desafortunadamente no es así pues las matemáticas sirven en muchos casos para engañarnos. Son indispensables en las ciencias pero también se las utiliza como propaganda. Por ejemplo, en un programa de tv se argumentó que para reducir la contaminación se requiere controlar el crecimiento de la población. El científico entrevistado escribió

D=lxN

es decir que el daño causado contaminación D puede describirse cómo la cantidad de contaminantes por persona I multiplicado por el índice de población N. Si queremos reducir D,  la forma más segura es reducir N -dijo. El entrevistador se rascó la cabeza y dijo debe usted tener razón aunque nunca fui bueno para las matemáticas.[1] Aquí una sencilla fórmula sirve para darle apariencia de irrefutable a una afirmación tramposa: unos pocos ejecutivos de Monsanto contaminan más que millones de personas. Bastará con obligar a algunas corporaciones gigantes a respetar las leyes para reducir la contaminación. Eso sería más efectivo que el control natal; pero no se hace porque no les conviene a las empresas y ellas gobiernan.

Hace tiempo la prestigiada revista Nature publicó un artículo intitulado “La falta de progreso en Economía”[2] donde se dice que las matemáticas sirven para darle la apariencia de ciencia –y sólo esto- a la microeconomía, que se enseña en las universidades de todo el mundo como si fuera conocimiento verdadero. No lo es. Se trata de una mezcla de muchas mentiras y muy pocas verdades tomadas del sentido común. Por ejemplo se supone que un trabajador decide entre trabajar o descansar de acuerdo al salario que le ofrecen los capitalistas. Así cuando por la inflación el salario real baja muchas trabajadoras y trabajadores descansarán reduciendo su jornada hasta que las empresas urgidas eleven el salario. La caída de salarios ocurrida en casi todo el mundo ha evidenciado que la fuerza de trabajo ha tratado de laborar más horas para satisfacer sus necesidades; es exactamente lo contrario a lo supuesto en los modelos de la Economía dominante. La propaganda procapitalista incorporada en los modelos y en la teoría económica burguesa facilita que la mayor parte de las personas no se percaten de que detrás de la reformas laborales están los intereses de los capitalistas y no verdades científicas. Por ejemplo, las reformas laborales de Calderón y Peña  en México buscan bajar los salarios y abaratar los despidos y los presentan como medidas para elevar el empleo. Los resultados son malos para la fuerza de trabajo pues la precarizan; pero son buenos para el capital pues elevan las ganancias.

En muchos otros aspectos de la vida social aparecen los problemas que hemos esbozado para la economía: la ideología capitalista aparece falsamente como ciencia y las matemáticas contribuyen a esta falsificación. El racismo encontró en las pruebas de inteligencia un fuerte apoyo pues: “ Burt –un sociólogo especialista en educación- concluyó  a partir de sus estudios que el cociente de inteligencia  es 80% hereditario y 20% proviene del medio.”[3] Con base en Burt, Herrnstein, un profesor de la prestigiada Universidad de Harvard, explicaba que las clases bajas lo eran por sus genes: “”Herrnstein afirmaba que ´al avanzar la tecnología, la tendencia al desempleo podría aparecer en los genes de una f a m i l i a  con casi la misma certeza de que hoy aparece la tendencia a la mala dentadura´.”[4] Burt falsificó sus datos, según se pudo comprobar después, para darle apariencia de verdad de la ciencia a su prejuicio burgués.[5]

El papel de la ideología capitalista en las ciencias sociales se sigue estudiando un ejemplo reciente es un trabajo heterodoxo.[6] Las matemáticas no son intrínsecamente malas o buenas pero han servido y seguirán sirviendo para presentar los intereses de los capitalistas como verdades científicas

 

[1] El título, esta anecdota y otras ideas fueron tomados de Koblitz, N. “Mathematics as propaganda”. Mathematics Today. Springer Verlag, Nueva York, 1981, pp. 111-116 El enlace corresponde a una traducción de Carlos Salas Páez.

[2] Eichner, A.S. “The lack of progress in economics”. Nature. V. 313, feb. 7 de 1985. pp. 427-428.

[3] Koblitz, ob. cit. pag. 8

[4] idem

[5] Koblitz desarrolla este punto y cita la versión en inglés de: Kamin L. J. Ciencia y política del cociente intelectual. Siglo XXI de España Editores. Madrid. 1983.

[6] Lawson, T. “Mathematical Modelling and Ideology in the Economics Academy: Competing explanations of the failings of the modern discipline?.” Economic Thought v. 1 ( 1), 2012, pp. 3-22.

https://www.worldeconomicsassociation.org/files/journals/economicthought/Volume1Issue1.pdf