El botín de guerra: el comercio multimillonario de heroína en Afganistán


La agenda oculta de Joe Biden en Afganistán: mantener el tráfico de drogas

Por Prof Michel Chossudovsky

Global Research, August 17, 2021

Global Research 14 June 2005

El artículo siguiente se publicó por primera vez en 2005. A continuación se muestra una actualización detallada seguida del artículo original de 2005.

Nota del autor y actualización

La crisis de los opioides en Estados Unidos, definida en términos generales, guarda relación con la exportación de heroína desde Afganistán. ¿Cómo se verá afectado este comercio multimillonario (que hasta hace poco estaba protegido por las fuerzas estadounidenses) por la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán? Las empresas mercenarias privadas también participan en el apoyo al comercio del opio. La retirada de Estados Unidos ha sido objeto de amplias negociaciones entre Estados Unidos y la OTAN y los talibanes. Se firmó un acuerdo en Doha a fines de febrero de 2020 al comienzo de la Administración Biden. ¿Llegó Estados Unidos a un “acuerdo secreto” con los talibanes sobre el comercio de opio?

Restauración del narcotráfico. ¿Contribuyó la invasión de Afganistán al aumento de la adicción a la heroína?

Lo que es importante entender es que uno de los objetivos estratégicos clave de la guerra de 2001 contra Afganistán fue restaurar el comercio de opio tras el exitoso programa de erradicación de drogas del gobierno talibán en 2000-2001, que condujo a un colapso del 94% en la producción de opio. Este programa fue apoyado por las Naciones Unidas. (Para obtener más detalles, consulte a continuación) En el transcurso de los últimos 19 años después de la invasión de octubre de 2001 de Estados Unidos y la OTAN, ha habido un aumento en la producción de opio afgano. A su vez, el número de adictos a la heroína en Estados Unidos ha aumentado drásticamente. ¿Existe una relación? Había 189.000 consumidores de heroína en Estados Unidos en 2001, antes de la invasión de Afganistán por Estados Unidos y la OTAN. Para 2016, ese número subió a 4.500.000 (2,5 millones de adictos a la heroína y 2 millones de consumidores ocasionales). En 2020, en el punto álgido de la crisis del covid, las muertes por opioides y adicción a las drogas se triplicaron. Es mucho dinero para las grandes farmacéuticas.

Gráfica basado en la fuente de datos de CDC PBS

En una amarga ironía, Johnson and Johnson (J y J) , que está comercializando su vacuna de vector viral de adenovirus COVID-19 “experimental”, resulta ser un importante productor de opioides recetados. En noviembre de 2020, se llegó a un “acuerdo tentativo de $ 26 mil millones con condados y ciudades de todo Estados Unidos que demandaron a J y J y sus distribuidores en nombre de las víctimas de opioides. Esta demanda colectiva fue “el caso judicial federal más grande en la historia de Estados Unidos”. Coincidió con el lanzamiento de la iniciativa de la vacuna Covid a principios de noviembre de 2020 (para obtener más detalles, consulte el libro electrónico de Michel Chossudovsky, capítulo VI).

Según el Washington Post: Johnson & Johnson y los distribuidores de los “tres grandes”, McKesson, Cardinal Health y Amerisource Bergen, potencialmente se enfrentan una pena de cierre legal y a tener que pagar enormes sumas a las comunidades devastadas por una crisis de adicción que cobra más de 70.000 vidas en Estados Unidos cada año. (énfasis añadido).

Afganistán produce actualmente el 84 por ciento del opio del mundo que alimenta los mercados de heroína y opioides. No olvidemos que el aumento de la producción de opio se produjo inmediatamente después de la invasión estadounidense en octubre de 2001.

¿Quién protege las exportaciones de opio de Afganistán?

“En 2000-2001, el gobierno talibán –en colaboración con las Naciones Unidas– había impuesto una prohibición exitosa al cultivo de amapola. La producción de opio se redujo en más del 90 por ciento en 2001. De hecho, el aumento en la producción de cultivos de opio coincidió con el inicio de la operación militar dirigida por Estados Unidos y la caída del régimen talibán. Desde octubre hasta diciembre de 2001, los agricultores comenzaron a replantar adormidera de forma extensiva ”. (citado del artículo a continuación) La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), con sede en Viena, revela que el cultivo de adormidera en 2012 se extendió a una superficie de más de 154.000 hectáreas, un aumento del 18% con respecto a 2011. Un portavoz de la ONUDD confirmó en 2013 que la producción de opio se encamina a niveles récord . En 2014, el cultivo de opio afgano alcanzó un récord, según la Encuesta sobre el opio afgano de 2014 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (véase el gráfico a continuación). Se produjo un ligero descenso en 2015-2016. La guerra es buena para los negocios. La economía del opio afgana alimenta un lucrativo comercio de estupefacientes y blanqueo de capitales.

Ilustración 1: Fuente La Oficina de Asuntos de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por su siglas en inglés).

Según la Encuesta sobre el opio en Afganistán de 2012 publicada en noviembre de 2012 por el Ministerio de Lucha contra los Estupefacientes (MCN) y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). La producción potencial de opio en 2012 fue del orden de 3.700 toneladas, una disminución del 18 por ciento en relación con 2001, según datos de la ONUDD. Hay motivos para creer que esta cifra de 3700 toneladas está muy subestimada. Además, contradice las propias predicciones de la UNOCD de cosechas récord en una amplia zona de cultivo. Si bien el mal tiempo y los cultivos dañados pueden haber influido, como sugiere la ONUDD, según las tendencias históricas, la producción potencial para un área de cultivo de 154.000 hectáreas debería superar con creces las 6.000 toneladas. Con 80.000 hectáreas en cultivo en 2003, la producción ya era del orden de 3600 toneladas. Vale la pena señalar que la UNODC ha modificado los conceptos y las cifras sobre las ventas de opio y la producción de heroína, como lo describe el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT).

Un cambio en la metodología de la ONU en 2010 resultó en una fuerte revisión a la baja de las estimaciones de producción de heroína afgana de 2004 a 2011. La UNODC solía calcular que toda la cosecha mundial de opio se procesaba en heroína y proporcionaba estimaciones de la producción mundial de heroína sobre esa base. Antes de 2010, se utilizaba una tasa de conversión mundial de aproximadamente 10 kg de opio en 1 kg de heroína para estimar la producción mundial de heroína (17). Por ejemplo, se pensaba que las 4 620 toneladas de opio recolectadas en todo el mundo en 2005 permitían fabricar 472 toneladas de heroína (UNODC, 2009a). Sin embargo, la ONUDD ahora estima que una gran proporción de la cosecha de opio afgana no se procesa en heroína o morfina, sino que permanece “disponible en el mercado de drogas como opio” (UNODC, 2010a). … Informe sobre los mercados de drogas de la UE: un análisis estratégico, OEDT, Lisboa, enero de 2013 énfasis añadido.

No hay evidencia de que un gran porcentaje de la producción de opio ya no se procese en heroína como afirma la ONU. Esta metodología revisada de la UNODC ha servido, mediante la manipulación directa de conceptos estadísticos, para reducir artificialmente el volumen del comercio mundial de heroína. Según la UNODC, citado en el informe del OEDT:

“Se estima que 3400 toneladas de opio afgano no se transformaron en heroína o morfina en 2011. En comparación con años anteriores, esta es una proporción excepcionalmente alta de la cosecha total, que representa casi el 60% de la cosecha de opio afgana y cerca del 50% de la cosecha mundial en 2011.

Lo que ha hecho la UNODC, cuyo mandato es apoyar la prevención de la actividad delictiva organizada, es ofuscar el tamaño y el carácter criminal del narcotráfico afgano, insinuando, sin pruebas, que gran parte del opio ya no se canaliza hacia el mercado ilegal de la heroína. En 2012, según la UNODC, los precios de producción del opio eran del orden de 196 por kg. Cada kg. de opio produce 100 gramos de heroína pura. Los precios minoristas estadounidenses de la heroína (con un bajo nivel de pureza) son, según la UNODC, del orden de 172 dólares el gramo. El precio por gramo de heroína pura es sustancialmente más alto. Las ganancias se obtienen en gran medida a nivel de los mercados mayoristas y minoristas internacionales de heroína, así como en el proceso de lavado de dinero en las instituciones bancarias occidentales. Los ingresos derivados del comercio mundial de heroína constituyen una bonanza multimillonaria para las instituciones financieras y el crimen organizado.

Traducción parcial (mediante el traductor de Google con algunas correcciones de Alejandro Valle Baeza) del artículo: The Spoils of War: Afghanistan’s Multibillion Dollar Heroin Trade, de Prof. Michel Chossudovsky publicado en Global Research, agosto 17 de 2021. Consulte el artículo completo en el enlace.

 

Un comentario en “El botín de guerra: el comercio multimillonario de heroína en Afganistán”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s