Archivo de la etiqueta: Venezuela

Venezuela: los símbolos de la resistencia

 
Hombre que fue incendiado por personas que lo acusaron de robar durante una manifestación contra el Presidente de Venezuela, Nicolas Maduro, corre en medio de partidarios de la oposición en Caracas, Venezuela, el 20 de mayo de 2017.

Marco Bello / Reuters

Raúl Romero*

La edición americana del diario El País dedica nuevamente su primera plana a la Crisis en Venezuela. La fotografía principal es muy llamativa: en lo que pareciera ser un salón de clases, cinco jóvenes –todos hombres–, permanecen sentados sobre sus pupitres. Sus rostros están cubiertos con máscaras antigás y otros objetos. Uno de ellos destaca sobre los demás. Lleva puestos unos tenis color azul de la marca Adidas y en su sudadera, también azul, sobresale en color naranja el símbolo de Nike. Su boca está protegida por un respirador antigás y el resto de su cabeza se encuentra cubierta con una máscara del personaje emblema de The Walt Disney Company, Mickey Mouse. Dos muletas y una pierna vendada terminan por destacar la heroicidad del personaje. La imagen bien podría inspirar a Naomi Klein para hacer un agregado a su célebre libro No logo: el poder de las marcas.

Seguir leyendo Venezuela: los símbolos de la resistencia

Venezuela bajo asedio

Gilberto López y Rivas

Del 5 al 7 de marzo de este año, en el contexto del cuarto aniversario de la desaparición física del presidente Hugo Chávez Frías, tuvo lugar en Caracas, Venezuela, el 15 encuentro de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad, esta vez en torno a la temática: Comunicación emancipadora o patrias colonizadas.

La red expresó su “solidaridad con el pueblo, el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y el presidente constitucional Nicolás Maduro Moros, en momentos en que los patrocinadores de la guerra y el terrorismo mediáticos contra Venezuela, Cuba y los países de la Alba (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) intensifican, renovados, sus afanes injerencistas, desestabilizadores y golpistas, como parte de la política imperial de cambio de régimen en los países considerados hostiles por la diplomacia de guerra de Washington […] Los libretos del golpe de Estado de factura estadunidense en Venezuela exhiben sucesivas fases de intoxicación, desinformación y distorsión a través de los medios de difusión masiva bajo control monopólico. Esto se combina con medidas de coerción sicológica unilaterales y extraterritoriales y un vasto accionar sedicioso y violento, articuladas con redes digitales [de grandes corporaciones en la web], partidos políticos y dirigentes de la derecha internacional, ONG, fundaciones, sectas confesionales, el crimen organizado y paramilitares, poderes fácticos y grupos económicos trasnacionales, y la injerencia de organismos regionales, como la Organización de los Estados Americanos [OEA]. En suma: los medios convertidos en armas de guerra ideológica.” [Declaración final] La convocatoria al encuentro hacía notar, precisamente, que en Venezuela el principal objetivo de Estados Unidos es aniquilar la esperanza de un camino alternativo a la dictadura del capital y a su consabida destrucción de la vida y del planeta. Por ello, la declaración final proponía una real y participativa comunicación emancipatoria, a partir de una iniciativa que, para que sea fecunda, deberá traducirse en una estrategia local, continental y planetaria, que mediante la suma de esfuerzos, talentos y capacidades creativas haga prevalecer la razón revolucionaria de los pueblos del sur contra la dictadura mediática del capital. [ Ibíd.]

Durante la reunión se contó con la participación de cerca de un centenar de integrantes de la red, quienes no sólo denunciamos el permanente ataque de la derecha ultrarreaccionaria y sus patrocinadores en Washington, en particular contra Venezuela, sino también se debatió y se hicieron propuestas concretas en torno a “la necesidad de desarrollar nuevos medios creativos, con nuevos contenidos semánticos y renovadas formas para transmitirlos, con la finalidad de romper el cerco mediático desinformativo que intenta asfixiar el espíritu revolucionario y la voluntad de profundizar el cambio radical, contrahegemónico…” [ Ibíd.]

Coincidiendo con la perspectiva de otorgar una gran importancia al papel de los medios de comunicación en las guerras irregulares y asimétricas, y en la dominación de espectro completo, en la reunión destaqué que estos instrumentos no son invencibles, pueden ser derrotados por los pueblos conscientes y auto-organizados. El propio movimiento bolivariano dirigido por el comandante Chávez, con todos los medios masivos de comunicación locales e internacionales en su contra, ganó prácticamente todos los procesos electorales durante su vida política. Asimismo, el pueblo venezolano venció el cerco mediático durante el golpe de Estado de 2002 y forzó –con su masiva presencia en las calles– el regreso de su presidente al Palacio de Miraflores, en una inédita acción que revertió por primera vez la lúgubre historia de golpes de Estado de nuestra América. También tenemos el ejemplo de los mayas zapatistas del EZLN, quienes a lo largo de sus 23 años de vida pública, desde su insurrección de 1994, han sabido vencer todas las campañas mediáticas en su contra –impregnadas de prejuicios y racismo–, así como superar la omisión deliberada por parte de los grandes medios de comunicación de sus importantes documentos y declaraciones, sus extraordinarios procesos autonómicos, así como de las articulaciones e iniciativas de luchas emancipatorias y anticapitalistas que han sido conocidas en los ámbitos nacional y mundial; esto ha sido posible por el trabajo de redes y medios alternativos, pero, fundamentalmente, por la extraordinaria calidad y originalidad literaria de sus comunicados, su reconocida autoridad ética y el valor político de sus contenidos. En suma, los pueblos saben distinguir entre el mensaje y los mensajeros, por lo que no caen fácilmente en las trampas mediáticas.

En la reunión de clausura en la que se presentaron los documentos finales de la red y de otras organizaciones sociales y populares que coincidimos en Caracas, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, protestó enérgicamente por los dichos y acciones vergonzosas del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, quien durante una visita reciente a Estados Unidos demandó a Donald Trump la intervención de su país en Venezuela, y en una conferencia en la Universidad de Princeton comentó que el gobierno estadunidense no invierte mucho tiempo en América Latina, pues es como un perro simpático que está durmiendo en la alfombrita y no genera ningún problema […] pero el caso de Venezuela es un gran problema. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, otro lacayo del imperio, pidió la suspensión de Venezuela de esa organización a partir de la aplicación de la Carta Democrática, en un vergonzoso acto de intervención que recuerda por qué la OEA siempre ha sido calificada como el ministerio colonial de Estados Unidos. Y por si fuera poco, en cuanto al asedio contra nuestra hermana república chavista y bolivariana, Andrés Manuel López Obrador consideró preso político al delincuente y comprobado homicida Leopoldo López, violento opositor que participó activamente en el golpe de Estado de 2002, secuestrando, con un grupo de paramilitares, al entonces ministro del interior, Ramón Rodríguez Chacín, mientras en las guarimbas de 2014, que costaron la vida de 43 personas y 800 heridos, decenas de edificios públicos, universitarios y autobuses incendiados, López fue uno de los principales responsables directos e intelectuales de estos intentos golpistas. Este es el criminal que pasa por preso político en CNN y la OEA.

Justicia por el asesinato de nuestra compañera Miroslava Breach.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/03/24/opinion/027a2pol

Chávez: el subversivo mayor

Judith Valencia, 16/07/2015

¿Con qué? ¿Cómo fue que me fui compenetrando al personaje indómito, soldado con ‘el niño adentro’, tremendo, pícaro, responsable y comprometido?

Ese personaje que dice y cumple al día, convocando la consulta a la Constituyente. El que vimos en el deslave de Vargas.  Quien corre el riesgo al firmar las Habilitantes del 2001. Da la cara y anuncia cuando reconoce, entre los personajes de su entorno, a quienes entran en acción golpista.

En toda situación muestra su ritmo, no solo de ‘para ayer’. Muestra un ritmo de estrategia de contraataque.

Ese personaje, sobre quien en un ‘hasta siempre’, escribí: (1)

“…que las generaciones por nacer lo imaginarían invento [por qué] movía las entendederas de todos y de cada quien, al tiempo y ritmo que abría las suyas (…) todo a la vez que hablaba hacia con todos, todo para ayer [por qué] sabía de lo mucho pendiente…De su cuerpo de morral sacaba un librito denso y azul…ni él sabía [más luego sabría] que en realidad como horizonte lo acompañaban las esperar acumuladas de Fidel y las multitudes alertas que lo intuían [por aquel responsable- por- ahora-]…la maña de su ritmo respondía a contraatacar a mayor ritmo que la ofensiva imperial y a los tantos pendientes que impulsaba a la misma vez…”

Seguir leyendo Chávez: el subversivo mayor

Para cortarle alas al golpismo hay que salir del extractivismo

Raúl Zibechi
Esta semana quedó en evidencia la estrategia de la tensión y el caos que promueven las agencias estadunidenses para desestabilizar gobiernos. Si tomamos en cuenta las experiencias más recientes, incluyendo la “primavera árabe”, podemos concluir que los golpes de Estado son apenas uno de varios caminos posibles para desalojar gobiernos molestos. Ni el Pentágono ni la Casa Blanca apuestan por una sola estrategia para conseguir sus fines, sino que ponen en marcha un abanico de acciones convergentes y complementarias. La crisis económica global y la necesaria contención de los gastos militares (al parecer el Comando Sur vio su presupuesto reducido en 26 por ciento, pero puede haber partidas ocultas) otorgan prioridad al “poder suave”, o sea mecanismos no tan ostensibles como los tanques y los bombardeos de palacios de gobierno. Los medios de comunicación, la acción legal y la semilegal, incluyendo las masas en las calles, que siempre sirven para legitimar proyectos innombrables, son algunas de las herramientas en uso.
En el caso de Venezuela y la escalada desestabilizadora que se escenificó horas después de la publicación de los resultados electorales, emergen un conjunto de mensajes que el tiempo permitirá develar completamente, pero que muestran la aparición de nuevas y más refinadas estrategias. Para mostrar no sólo los aspectos negativos de la coyuntura, habría que mencionar que la casi unanimidad de los miembros de la Unasur mostraron su apoyo a Nicolás Maduro, incluyendo un rápido reconocimiento por parte del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. Sólo el Paraguay de Federico Franco, a quien le queda poco tiempo en el cargo, se alineó con Estados Unidos en la región sudamericana. Esto es relevante porque muestra el aislamiento de Washington y la creciente autonomización de gobiernos como el de Colombia.