¿Imperialismo contra economía de mercado?

Claudio Katz*
Rebelión

Un enfoque reciente propone reemplazar el estudio del imperialismo por el análisis de la hegemonía. Considera que la primera noción perdió utilidad y que la segunda ha recuperado gravitación para explicar dos tendencias de la época: el declive norteamericano y el ascenso chino 3.

Un mercado sin imperio

Arrighi estima que el imperialismo es un producto de la trayectoria militarista seguida por las potencias occidentales desde el fin del Medioevo. Entiende que esa modalidad fue privilegiada por el territorialismo ibérico, el comercio genovés, las conquistas holandesas, el colonialismo inglés y el expansionismo norteamericano. Todos apelaron a la apropiación de tierras, al uso generalizado de la violencia y al despojo de los pueblos sojuzgados, para reforzar el poder de las elites adineradas.

Ese militarismo constituyó el rasgo saliente de los imperios occidentales, en desmedro de la influencia lograda mediante acciones político-ideológicas. El imperialismo predominó frente a la hegemonía y la coerción primó ante a la persuasión o el liderazgo moral 4.

La agresividad imperial se asentó en la búsqueda ilimitada de lucros, la acumulación irrestricta y el acaparamiento de dinero para ejercer la dominación. El desenvolvimiento capitalista quedó atado al reforzamiento de las conductas belicistas 5.

En contraposición a este curso, Arrighi resalta el perfil que adoptó otro esquema menos expansivo y localizado en China. Este rumbo emergió a mitad del primer milenio y fue percibido por las vertientes “sinófilas” de la Ilustración, que polemizaron con los críticos del Extremo Oriente. Este mismo rumbo fue reivindicado por Adam Smith.

Arrighi estima que el fundador de la economía política resaltó las potencialidades de una economía de mercado, basada en actividades productivas locales y aprovechamientos del trabajo rural. Contrastó ese camino con el sendero imperial seguido por los países que priorizaban el comercio exterior.

Este relato de la experiencia seguida por China destaca cómo los adversos desenvolvimientos iniciales del comercio marítimo fueron sucedidos por la prohibición de intercambio con el extranjero. Arrighi señala que este curso fue reforzado al cabo de serias crisis (1683), que derivaron en el cierre de la economía, la redistribución de las tierras cultivables y el impulso de las obras estatales hidráulicas 6.

Ese modelo es visto como una economía mercantil distanciada de la obsesión por el lucro. Se estima que incluyó la tolerancia de las civilizaciones circundantes y la presencia de un estado regulador que limitaba la búsqueda de beneficios. Estas restricciones priorizaban el mercado interno y evitaban desenvolvimiento de las rutas marítimas externas incentivadas por el militarismo.

Arrighi retrata como el centro chino rodeado de periferias mutables difirió del sistema inter-estatal europeo de equilibrios inestables entre competidores equivalentes. Esa estructura determinó una era de pacificación de 500 años. China sólo guerreaba para asegurarse las fronteras y recurría a la acción policial para mantener su primacía, frente a los estados vasallos. El encierro de una antigua civilización ante las fuerzas capitalistas hostiles recicló esas tendencias pacifistas y evitó el imperialismo que desplegó Occidente, en el resto del mundo 7.

Pero Arrighi también explica el fracaso de una experiencia oriental que no pudo resistir la presión foránea. Ese ensayo colapsó al cabo de varias guerras con potencias europeas (1839-42) y un emergente adversario japonés (1894). China quedó subordinada a Occidente y soportó los destructivos efectos del desgobierno de los Señores de la Guerra. Este sombrío ciclo quedó cerrado con el triunfo de revolución comandada por Mao (1949) 8.

En esta caracterización, el imperialismo es reiteradamente presentado como un resultado exclusivo del territorialismo capitalista europeo. El modelo chino de economía mercantil no expansiva es exhibido como la antítesis de la violencia colonial. Ese esquema no pudo demostrar todas sus posibilidades por el sometimiento que sufrió el país durante el siglo XIX. Esa frustración anuló el esquema industrial y mercantil regulado por el estado, que Adam Smith había ponderado como un mecanismo óptimo para acotar la competencia y permitir el desarrollo social equilibrado 9.

Arrighi estudia con interés ese modelo, al considerar que sus pilares son retomados en la actualidad por el gigante oriental. Estima que en esa recuperación radica el secreto de la emergencia de China, frente a la decadencia de Estados Unidos. Mientras que la potencia asiática reencuentra el hilo histórico de su despertar, el poder norteamericano repite un declive ya experimentado por todos los expansionistas de Occidente 10.

*Este artículo forma parte de un libro sobre el imperialismo contemporáneo de próxima aparición.

Notas

3 Arrighi Giovanni, “The winding paths of capital”, New Left Review 56, Mars-April 2009,

4 Arrighi Giovanni. Adam Smith en Pekín, Akal, 2007, Madrid (cap 3 y 8)

5 Arrighi Giovanni. Adam Smith en Pekín, Akal, 2007, Madrid (cap 3, 8 y 11).

6 Arrighi Giovanni, Adam Smith en Pekín, Akal, 2007, Madrid (cap 1, 3, 11).

7 Arrighi Giovanni. Adam Smith en Pekín, Akal, 2007, Madrid, (cap 1, 2, 3, 8 y11)

Lea el artículo completo

Anuncios

Un remedio keynesiano para la crisis de EUA

Joseph Stiglitz
Le Monde

El anuncio realizado por la Reserva Federal de que mantendría sus tasas testigo a un nivel cercano a cero durante los dos años próximos revela manifiestamente su desesperación ante las dificultades económicas. Por lo tanto aunque esa medida consiga poner límites, por lo menos temporalmente, a la caída de los precios de las acciones, no echará las bases de la recuperación: no son las elevadas tasas de interés las que impiden reflotar la economía.

Las grandes empresas regurgitan liquidez, pero los bancos no otorgan préstamos a las empresas medianas y pequeñas que en toda economía son fuente de creación de empleos. La FED y el Tesoro han fracasado lamentablemente en la revigorización de ese tipo de préstamos, que serían mucho más eficaces para reactivar la economía que el mantenimiento de bajas tasas de interés hasta 2015.

Por lo tanto la verdadera solución, al menos en lo concerniente a países como los EE.UU., prestar a bajas tasas de interés es sencilla: utilizar el dinero para proceder a inversiones altamente rentables. Eso reactivaría el crecimiento y generaría ingresos fiscales, reduciendo de ese modo la relación entre la deuda y el producto bruto interno (PBI) y mejorando la sustentabilidad de la deuda.

Aun con las condiciones presupuestarias que conocemos, reorientar los gastos y los impuestos hacia el crecimiento –reduciendo las retenciones salariales y aumentándoles los impuestos a los ricos, pero bajándoles también los impuestos a las empresas que invierten y aumentándoselos a las que no lo hacen, permitiría mejorar la sustentabilidad de la deuda.

Las políticas actuales se resisten sin embargo a encarar esas soluciones. Los mercados saben que la ola de bajos impuestos y de fetichismo que circula actualmente por el Atlántico norte significa que no existe disponible ningún instrumento: la política monetaria no funcionará, la política presupuestaria está trabada, el crecimiento declinará y el mejoramiento de los déficit (resultado de la austeridad) será decepcionante.

Pero, como lo muestra la degradación anunciada por Standard and Poors (S&P), también los mercados tienen su agenda política. Ningún economista se contentaría con tomar en consideración solo la columna deudora del balance. Es sin embargo lo que ha hecho S&P. Más revelador es aún el hecho de que los EE.UU. regulan su deuda en dólares y que son ellos los que controlan la emisión de billetes. No hay por lo tanto ningún riesgo de default excepto en el tipo de pantomima política que nos acaba de brindar S&P.

Los mercados se equivocan a menudo, pero el balance de las agencias de calificación no inspiran confianza, en todo caso no se justifica ciertamente que se sustituya la opinión convergente de millones de personas por el criterio de un puñado de “tecnólogos” que trabajan para una firma cuya conducción y motivaciones son problemáticos. Los dirigentes europeos tienen razón cuando acaban de pedir que no hay que fiarse demasiado de las calificaciones de esas agencias.

Europa y Estados Unidos se hallan actualmente enfrentados a excepcionales dificultades políticas. Es difícil opinar sobre cual de las situaciones es peor: la parálisis estadounidense o la tambaleante estructura política europea. Los dirigentes europeos han tomado medidas decisivas pero los acontecimientos van más rápido aún que sus ratificaciones y su puesta en marcha.

En Europa la relación entre la deuda y el PBI es más baja que en los EE.UU.; si tuviera igualmente un adecuado presupuesto común, Europa estaría en mejores condiciones que los EE.UU.

Lea completo “¿Cómo evitar el prolongado letargo de la economía?” por Joseph Stiglitz publicado en  Le Monde y traducido para Rebelión por Susana Merino

Entrevista con Nouriel Roubini en The Wall Street Journal: Marx, Bush y otra recesión

WSJ: Usted pinta un cuadro sombrío. ¿Qué pueden hacer los gobiernos y las empresas para hacer que la economía vuelva a crecer?

Roubini: Las empresas globales no están haciendo nada, no están ayudando… Afirman que hay un exceso de capacidad y por eso no contratan, porque no hay demanda final. Pero hay una paradoja y eso crea un círculo vicioso, si no contratan trabajadores no hay ingresos por trabajo, no hay confianza por parte de los consumidores, no hay suficiente consumo, no hay demanda final.

Y en los últimos dos o tres años esto ha empeorado porque ha habido una redistribución masiva de los ingresos del trabajo al capital, de los salarios a las ganancias, las desigualdades entre los salarios y los patrimonios han crecido, y la propensión marginal al gasto por parte de un hogar es mayor que la de una empresa, porque las empresas tienen una alta propensión marginal a ahorrar comparadas con un hogar. Esta redistribución de ingresos y patrimonio hace que el problema de la excesiva falta de demanda agregada empeore.

Karl Marx tenía razón, llegado un punto, el capitalismo puede autodestruirse, porque no se puede seguir trasladando ingresos del trabajo al capital sin tener un exceso de capacidad y una falta de demanda agregada. Y eso es lo que sucedió. Pensamos que los mercados funcionaban. No están funcionando. Y lo que es individualmente racional es que cada empresa quiere sobrevivir y prosperar, y eso significa recortar costos laborales aún más. Mis costos laborales son los ingresos laborales y el consumo de otros. Por eso es que es un proceso de autodestrucción.

WSJ: Los problemas fiscales que EE.UU. tiene en este momento, ¿de quién es la culpa?

Roubini: Obviamente, es la culpa de George Bush. Cuando Obama asumió el poder, heredó un déficit presupuestario de US$1,2 billones (millones de millones)… y cuando Bush llegó al poder, había un superávit de US$300.000 millones. ¿Cómo pasamos de un superávit de US$300.000 millones a un déficit de US$1,2 billones, un cambio de US$1,5 billones en nuestra condición fiscal? Decidimos recortar los impuestos pero no pudimos hacerlo en 2001-2003, gastamos US$2 billones en dos guerras que no se podían ganar, duplicamos el gasto discrecional… añadimos prestaciones sociales como beneficios de Medicare para comprar medicamentos y luego tuvimos un enfoque laissez-faire para la supervisión de la regulación financiera, causamos la mayor crisis financiera de la historia, lo que implicó un enorme incremento del déficit porque teníamos el déficit de la recesión y teníamos el costo fiscal de rescatar a las instituciones financieras. Por lo tanto, tuvimos cinco factores que llevaron a que pasáramos de un enorme superávit a un enorme déficit. Y él heredó dos guerras en el exterior y la peor crisis financiera y económica, y ahora le echan la culpa a él.

Eso es lo que pasó. Destruimos nuestra sostenibilidad fiscal antes de que llegara al poder. Teníamos armas y mantequilla y bajos impuestos. No funciona. Si quieres armas y mantequilla, debes tener altos impuestos durante guerras. No puede ser de esta forma… Él heredó el desastre, él heredó un desastre total. Tuvimos suerte de que esta Gran Recesión no se convirtió en otra Gran Depresión. Y necesitamos otro estímulo para eso. El problema fue que el estímulo no fue suficiente, no que fue demasiado.

Lea más en The Wall Street Journal y vea la entrevista completa en inglés

Valores trabajo y precios en España

César Sánchez y Maximilià Nieto Ferràndez, “Valores, precios de producción y precios de mercado a partir de los datos de la economía española” (Labour value, production prices and market prices from the Spanish economy data). Investigación Económica, v. LXIX núm. 274, octubre-diciembre de 2010, pp. 87-118.

El trabajo que se presenta es una contribución empírica al debate reciente sobre la relación entre valores, precios de producción y precios de mercado a partir de datos referidos al caso español (Tablas de Insumo-Producto 2000, TIO-2000). Los resultados obtenidos, en línea con los de otros autores para otras economías, confirman la mayor capacidad explicativa de los valores sobre los precios de mercado, en comparación con cualquier otro posible valor base alternativo, mostrando además que no es
un problema del índice de correlación o distancia utilizado, como han venido objetando diversos autores. El trabajo estima el nivel promedio de variables fundamentales como la tasa de ganancia, la tasa de plusvalor y la composición de capital para España en el año 2000. Asimismo, y con la intención de ampliar el debate teórico, se propone una interpretación alternativa de la relación entre valores y precios de producción, a partir de una reformulación del concepto de valor que pretende resultar más coherente con los propios fundamentos de la teoría del valor trabajo.

Descargue el artículo completo

This paper is mainly an empirical contribution to the current debate around the labour value, production prices and market prices departing from data referred to the Spanish case (TIO-2000). We show that the obtained results fall in line with other author’s data for different economies and confirm the greater explanatory capacity of the labour value (in comparison with alternative base values) to explain market prices.
We claim that this conclusion does not depend on the used correlation index, as it has been argued by various authors. We also review the average level of fundamental variables such as profitability, rate of surplus value and capital composition. Finally, we present a theoretical contribution to the value controversy, suggesting an alternative interpretation of the relationship between values and production prices. To this end, we discuss a reformulation of the concept of labour value that aims to be more coherent with the very foundations of the labour theory of value.

¿Un imperio trasnacional?

Claudio Katz
Resumen

La teoría de la transnacionalización global subraya tendencias reales hacia la asociación mundial del capital y la gestión concertada de la tríada. Pero el enfoque retoma la tesis ultra-imperial y tiene puntos de contacto con el globalismo convencional.

No existen evidencias de nivelación capitalista mundial. Al contrario, las brechas entre países se acrecientan y persisten los bloqueos a la movilidad irrestricta del capital y el trabajo. El globalismo confunde integración con transnacionalización de las clases dominantes.
Ese enfoque ignora el rol central de los viejos estados nacionales en el avance de la mundialización y desconoce que las configuraciones de clases son procesos históricos que no se modifican en décadas. También omite que las incipientes estructuras globales están muy lejos de cumplir funciones estatales básicas y que el capital no existe como entidad unitaria multinacional. La ausencia de un ejército globalizado desmiente las exageraciones transnacionalistas.

Los Grundrisse de Karl Marx

Written between 1857 and 1858, the Grundrisse is the first draft of Marx’s critique of political economy and, thus, also the initial preparatory work on Capital. Despite its editorial vicissitudes and late publication, Grundrisse contains numerous reflections on matters that Marx did not develop elsewhere in his oeuvre and is therefore extremely important for an overall interpretation of his thought.

In this collection, various international experts in the field, analysing the Grundrisse on the 150th anniversary of its composition, present a Marx in many ways radically different from the one who figures in the dominant currents of twentieth-century Marxism. The book demonstrates the relevance of the Grundrisse to an understanding of Capital and of Marx’s theoretical project as a whole, which, as is well known, remained uncompleted. It also highlights the continuing explanatory power of Marxian categories for contemporary society and its present contradictions.

With contributions from such scholars as Eric Hobsbawm and Terrell Carver, and covering subject areas such as political economy, philosophy and Marxism, this book is likely to become required reading for serious scholars of Marx across the world.

Content

1. Prologue

2. Foreword, Eric Hobsbawn

Part I. Grundrisse: Critical Interpretations

3. History, Production and Method in the 1857 ‘Introduction’ to the Grundrisse, Marcello Musto

4. The Concept of Value in Modern Economy. On the Relationship between Money and Capital in ‘Grundrisse’, Joachim Bischoff and Christoph Lieber

5. Marx Conception of Alienation in ‘Grundrisse’, Terrell Carver

6. The Discovery of the Category of Surplus value, Enrique Dussel

7. Historical Materialism in ‘Forms which precede Capitalist Production’, Ellen Meiksins Wood

8. Marx’s ‘Grundrisse’ and the Ecological Contradictions of Capitalism, John Bellamy Foster

9. Emancipated Individuals in an Emancipated Society. Marx’s Sketch of Post-Capitalist Society in the ‘Grundrisse’, Iring Fetscher

10. Rethinking ‘Capital’ in Light of the ‘Grundrisse’, Moishe Postone

Part II. Marx at the time of Grundrisse

11. Marx’s life at the time of the ‘Grundrisse’. Biographical notes on 1857-8, Marcello Musto

12. The First World Economic Crisis: Marx as an Economic Journalist, Michael R. Kratke

13. Marx’s ‘Books of Crisis’ of 1857-8, Michael R. Kratke

Part III. Dissemination and reception of Grundrisse in the world

14. Dissemination and Reception of the ‘Grundrisse’ in the world. Introduction, Marcello Musto

15. Germany and Austria and Switzerland, Ernst Theodor Mohl

16. Russia and Soviet Union, Lyudmila L. Vasina

17. Japan, Hiroshi Uchida

18. China, Zhongpu Zhang

19. France, Andre Tosel

20. Italy, Mario Tronti

21. Cuba and Argentina and Spain and Mexico, Pedro Ribas and Rafael Pla

22. Czechoslovakia, Stanislav Hubik

23. Hungary, Ferenc L. Lendvai

24. Romania, Gheorghe Stoica

25. USA and Britain and Australia and Canada, Christopher J. Arthur

26. Denmark, Birger Linde

27. Yugoslavia, Lino Veljak

28. Iran, Kamran Nayeri

29. Poland, Holger Politt

30. Finland, Vesa Oittinen

31. Greece, John Milios

32. Turkey, E. Ahmet Tonak

33. South Korea, Hogyun Kim

34. Brazil and Portugal, Jose Paulo Netto

Karl Marx’s Grundrisse

Foundations of the critique of political economy 150 years later

Edited by Marcello Musto

Published July 25th 2008 by Routledge – 320 pages

Series: Routledge Frontiers of Political Economy

http://www.routledge.com/books/details/9780415437493/

¿Qué hacer para liberarse de la trampa de las deudas públicas?: François Chesnais

Comite para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo

Boletín electrónico n°61 – Miércoles 10 de agosto de 2011

Eric Toussaint : es necesario anular las deudas ilegítimas

Eric Toussaint entrevistado por Sebastien Brulez (Diario “Le Courrier”, Ginebra) Publicado en francés el Miércoles 3 de agosto de 2011 El economista Eric Toussaint critica los planes de austeridad impuestos en Europa, que aumentarán la deuda impidiendo, al mismo tiempo, la recuperación económica. Economista, presidente de la sección belga del Comité para la anulación de la deuda del tercer mundo (CADTM), Eric Toussaint integró la comisión para la auditoría de la deuda creada por el presidente (…) [Leer más]


» La Deuda Publica en Europa del Este

por Daniel Munevar
El 1ero de Mayo del 2004 marco un hito histórico en el proceso de integración europea, momento en el cual 10 países se unieron al creciente bloque de la Union Europea (UE). Uno de los elementos distintivos del proceso de expansión de la UE, fue el compromiso por parte de los nuevos miembros de hacer parte de la Union Monetaria Europea (UME) en los años posteriores. Para lograr cumplir con tal acuerdo e integrarse a la zona Euro, los nuevos países de la UE se comprometían a alcanzar los criterios (…) [Leer más]


» ¿Qué hacer para liberarse de la trampa de las deudas públicas?

por François Chesnais
[Publicamos aquí la entrevista completa realizada el 28 de junio entre François Chesnais y Dominique Sicot, periodista en L´Humanité Dimanche. Por falta de espacio, sólo algunos extractos aparecerán en la edición de dicho semanario en la edición del 7 de julio de 2011. Redacción de A l’encontre ]. ¿Cómo definir la situación de las clases populares en Europa en relación a la cuestión de la deuda? En mi libro (Les dettes illégitimes. Editions Raisons d´Agir, mayo 2011) hablo del “doble castigo” que las (…) [Leer más]


» “La Deuda o la Vida”, entrevista a Eric Toussaint

por Martine Cornil, Eric Toussaint
Martine Cornil: Buenos días a todas y a todos. El día de hoy, el tema de la emisión: la deuda y particularmente las deudas públicas en compañía de Eric Toussaint. Eric Toussaint usted es Doctor en Ciencias Políticas de las universidades de Lieja y Paris VIII y es igualmente presidente del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo. Con usted, vamos a evocar esta obra que se acaba de publicar en las ediciones Aden en colaboración con el CADTM, bajo su dirección y la de Damien Millet con (…) [Leer más]


» Lecciones de Argentina para Grecia

por Claudio Katz
Ya son incontables las comparaciones del antecedente argentino con el desmoronamiento de Grecia. Los analistas intentan discernir si las medidas adoptadas por el primer país aliviarían o agravarían la situación del segundo. Esta evaluación se extiende habitualmente a otras naciones de la periferia europea, como Portugal e Irlanda. En los movimientos sociales predomina otra preocupación: ¿qué enseñanzas brinda la experiencia sudamericana para la batalla contra el ajuste? RESCATES SEMEJANTES Grecia (…) [Leer más]


» Reflexiones desde la experiencia argentina para el debate sobre la deuda en Portugal, Grecia, Irlanda, España,…

por Eduardo Lucita
A principios de este mes se conoció en Buenos Aires que la “La agencia de calificación Moody’s rebajó su nota a Portugal… y baraja la posibilidad de bajarla aún más a corto plazo, por estimar que el país no obtendría nuevos prestamos en los mercados sin otro plan de rescate”… “Portugal no logra cumplir sus promesas con los prestamistas en materia de reducción de su déficit”…” “La baja en la nota refleja el creciente riesgo de Portugal de tener que recurrir a una nueva financiación oficial”. Clarín (…) [Leer más]


» Ni un solo país ha mejorado con las políticas de austeridad del FMI

por Susan George, Nick Buxton
La gran causa de la crisis de la deuda: los gobiernos han asumido las deudas de bancos privados, que estallaron con la crisis financiera. La entrevista fue realizada en julio, antes de que los especuladores se cebasen sobre el Estado español e Italia, por lo que las preguntas se centran en el caso griego. No obstante, las palabras de George tienen plena vigencia y explican el contexto en el que se da la crisis de la deuda en Europa y, sobre todo, su raíces. Usted se dio a conocer por su (…) [Leer más]


» La crisis de la deuda europea y el peligro de las dictaduras

por Stefan Steinberg
Hace solo dos semanas que el parlamento griego adoptó una nueva ronda de medidas de austeridad que tendrán un impacto devastador sobre las condiciones de vida de los trabajadores griegos. El voto parlamentario tomó lugar luego que varias instituciones financieras, ciertos bancos y un grupo de políticos europeos destacados lanzaran una campaña propagandista para empujar la idea de que las nuevas medidas de austeridad son la única manera de aliviar los mercados de divisas y estabilizar el euro. (…) [Leer más] 

BOLETÍN DE INFORMACIÓN DEL CADTM –

Email: info@cadtm.org

Inscripción y desinscripción : http://cadtm.org/cgi-bin/mailman/listinfo/boletin-cadtm-es

El CADTM también envía un boletín electrónico en francés y otro en inglés.

Página personal