¿Un imperio trasnacional?

Claudio Katz
Resumen

La teoría de la transnacionalización global subraya tendencias reales hacia la asociación mundial del capital y la gestión concertada de la tríada. Pero el enfoque retoma la tesis ultra-imperial y tiene puntos de contacto con el globalismo convencional.

No existen evidencias de nivelación capitalista mundial. Al contrario, las brechas entre países se acrecientan y persisten los bloqueos a la movilidad irrestricta del capital y el trabajo. El globalismo confunde integración con transnacionalización de las clases dominantes.
Ese enfoque ignora el rol central de los viejos estados nacionales en el avance de la mundialización y desconoce que las configuraciones de clases son procesos históricos que no se modifican en décadas. También omite que las incipientes estructuras globales están muy lejos de cumplir funciones estatales básicas y que el capital no existe como entidad unitaria multinacional. La ausencia de un ejército globalizado desmiente las exageraciones transnacionalistas.
Anuncios

Los Grundrisse de Karl Marx

Written between 1857 and 1858, the Grundrisse is the first draft of Marx’s critique of political economy and, thus, also the initial preparatory work on Capital. Despite its editorial vicissitudes and late publication, Grundrisse contains numerous reflections on matters that Marx did not develop elsewhere in his oeuvre and is therefore extremely important for an overall interpretation of his thought.

In this collection, various international experts in the field, analysing the Grundrisse on the 150th anniversary of its composition, present a Marx in many ways radically different from the one who figures in the dominant currents of twentieth-century Marxism. The book demonstrates the relevance of the Grundrisse to an understanding of Capital and of Marx’s theoretical project as a whole, which, as is well known, remained uncompleted. It also highlights the continuing explanatory power of Marxian categories for contemporary society and its present contradictions.

With contributions from such scholars as Eric Hobsbawm and Terrell Carver, and covering subject areas such as political economy, philosophy and Marxism, this book is likely to become required reading for serious scholars of Marx across the world.

Content

1. Prologue

2. Foreword, Eric Hobsbawn

Part I. Grundrisse: Critical Interpretations

3. History, Production and Method in the 1857 ‘Introduction’ to the Grundrisse, Marcello Musto

4. The Concept of Value in Modern Economy. On the Relationship between Money and Capital in ‘Grundrisse’, Joachim Bischoff and Christoph Lieber

5. Marx Conception of Alienation in ‘Grundrisse’, Terrell Carver

6. The Discovery of the Category of Surplus value, Enrique Dussel

7. Historical Materialism in ‘Forms which precede Capitalist Production’, Ellen Meiksins Wood

8. Marx’s ‘Grundrisse’ and the Ecological Contradictions of Capitalism, John Bellamy Foster

9. Emancipated Individuals in an Emancipated Society. Marx’s Sketch of Post-Capitalist Society in the ‘Grundrisse’, Iring Fetscher

10. Rethinking ‘Capital’ in Light of the ‘Grundrisse’, Moishe Postone

Part II. Marx at the time of Grundrisse

11. Marx’s life at the time of the ‘Grundrisse’. Biographical notes on 1857-8, Marcello Musto

12. The First World Economic Crisis: Marx as an Economic Journalist, Michael R. Kratke

13. Marx’s ‘Books of Crisis’ of 1857-8, Michael R. Kratke

Part III. Dissemination and reception of Grundrisse in the world

14. Dissemination and Reception of the ‘Grundrisse’ in the world. Introduction, Marcello Musto

15. Germany and Austria and Switzerland, Ernst Theodor Mohl

16. Russia and Soviet Union, Lyudmila L. Vasina

17. Japan, Hiroshi Uchida

18. China, Zhongpu Zhang

19. France, Andre Tosel

20. Italy, Mario Tronti

21. Cuba and Argentina and Spain and Mexico, Pedro Ribas and Rafael Pla

22. Czechoslovakia, Stanislav Hubik

23. Hungary, Ferenc L. Lendvai

24. Romania, Gheorghe Stoica

25. USA and Britain and Australia and Canada, Christopher J. Arthur

26. Denmark, Birger Linde

27. Yugoslavia, Lino Veljak

28. Iran, Kamran Nayeri

29. Poland, Holger Politt

30. Finland, Vesa Oittinen

31. Greece, John Milios

32. Turkey, E. Ahmet Tonak

33. South Korea, Hogyun Kim

34. Brazil and Portugal, Jose Paulo Netto

Karl Marx’s Grundrisse

Foundations of the critique of political economy 150 years later

Edited by Marcello Musto

Published July 25th 2008 by Routledge – 320 pages

Series: Routledge Frontiers of Political Economy

http://www.routledge.com/books/details/9780415437493/

¿Qué hacer para liberarse de la trampa de las deudas públicas?: François Chesnais

Comite para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo

Boletín electrónico n°61 – Miércoles 10 de agosto de 2011

Eric Toussaint : es necesario anular las deudas ilegítimas

Eric Toussaint entrevistado por Sebastien Brulez (Diario “Le Courrier”, Ginebra) Publicado en francés el Miércoles 3 de agosto de 2011 El economista Eric Toussaint critica los planes de austeridad impuestos en Europa, que aumentarán la deuda impidiendo, al mismo tiempo, la recuperación económica. Economista, presidente de la sección belga del Comité para la anulación de la deuda del tercer mundo (CADTM), Eric Toussaint integró la comisión para la auditoría de la deuda creada por el presidente (…) [Leer más]


» La Deuda Publica en Europa del Este

por Daniel Munevar
El 1ero de Mayo del 2004 marco un hito histórico en el proceso de integración europea, momento en el cual 10 países se unieron al creciente bloque de la Union Europea (UE). Uno de los elementos distintivos del proceso de expansión de la UE, fue el compromiso por parte de los nuevos miembros de hacer parte de la Union Monetaria Europea (UME) en los años posteriores. Para lograr cumplir con tal acuerdo e integrarse a la zona Euro, los nuevos países de la UE se comprometían a alcanzar los criterios (…) [Leer más]


» ¿Qué hacer para liberarse de la trampa de las deudas públicas?

por François Chesnais
[Publicamos aquí la entrevista completa realizada el 28 de junio entre François Chesnais y Dominique Sicot, periodista en L´Humanité Dimanche. Por falta de espacio, sólo algunos extractos aparecerán en la edición de dicho semanario en la edición del 7 de julio de 2011. Redacción de A l’encontre ]. ¿Cómo definir la situación de las clases populares en Europa en relación a la cuestión de la deuda? En mi libro (Les dettes illégitimes. Editions Raisons d´Agir, mayo 2011) hablo del “doble castigo” que las (…) [Leer más]


» “La Deuda o la Vida”, entrevista a Eric Toussaint

por Martine Cornil, Eric Toussaint
Martine Cornil: Buenos días a todas y a todos. El día de hoy, el tema de la emisión: la deuda y particularmente las deudas públicas en compañía de Eric Toussaint. Eric Toussaint usted es Doctor en Ciencias Políticas de las universidades de Lieja y Paris VIII y es igualmente presidente del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo. Con usted, vamos a evocar esta obra que se acaba de publicar en las ediciones Aden en colaboración con el CADTM, bajo su dirección y la de Damien Millet con (…) [Leer más]


» Lecciones de Argentina para Grecia

por Claudio Katz
Ya son incontables las comparaciones del antecedente argentino con el desmoronamiento de Grecia. Los analistas intentan discernir si las medidas adoptadas por el primer país aliviarían o agravarían la situación del segundo. Esta evaluación se extiende habitualmente a otras naciones de la periferia europea, como Portugal e Irlanda. En los movimientos sociales predomina otra preocupación: ¿qué enseñanzas brinda la experiencia sudamericana para la batalla contra el ajuste? RESCATES SEMEJANTES Grecia (…) [Leer más]


» Reflexiones desde la experiencia argentina para el debate sobre la deuda en Portugal, Grecia, Irlanda, España,…

por Eduardo Lucita
A principios de este mes se conoció en Buenos Aires que la “La agencia de calificación Moody’s rebajó su nota a Portugal… y baraja la posibilidad de bajarla aún más a corto plazo, por estimar que el país no obtendría nuevos prestamos en los mercados sin otro plan de rescate”… “Portugal no logra cumplir sus promesas con los prestamistas en materia de reducción de su déficit”…” “La baja en la nota refleja el creciente riesgo de Portugal de tener que recurrir a una nueva financiación oficial”. Clarín (…) [Leer más]


» Ni un solo país ha mejorado con las políticas de austeridad del FMI

por Susan George, Nick Buxton
La gran causa de la crisis de la deuda: los gobiernos han asumido las deudas de bancos privados, que estallaron con la crisis financiera. La entrevista fue realizada en julio, antes de que los especuladores se cebasen sobre el Estado español e Italia, por lo que las preguntas se centran en el caso griego. No obstante, las palabras de George tienen plena vigencia y explican el contexto en el que se da la crisis de la deuda en Europa y, sobre todo, su raíces. Usted se dio a conocer por su (…) [Leer más]


» La crisis de la deuda europea y el peligro de las dictaduras

por Stefan Steinberg
Hace solo dos semanas que el parlamento griego adoptó una nueva ronda de medidas de austeridad que tendrán un impacto devastador sobre las condiciones de vida de los trabajadores griegos. El voto parlamentario tomó lugar luego que varias instituciones financieras, ciertos bancos y un grupo de políticos europeos destacados lanzaran una campaña propagandista para empujar la idea de que las nuevas medidas de austeridad son la única manera de aliviar los mercados de divisas y estabilizar el euro. (…) [Leer más] 

BOLETÍN DE INFORMACIÓN DEL CADTM –

Email: info@cadtm.org

Inscripción y desinscripción : http://cadtm.org/cgi-bin/mailman/listinfo/boletin-cadtm-es

El CADTM también envía un boletín electrónico en francés y otro en inglés.

EUA está en decadencia, enfrentado fatalmente a la perspectiva de su deterioro definitivo

El Ejército de Salvación estadunidense reparte agua entre personas sin hogar en Kansas City, Misuri. Foto Reuters

Noam Chomsky

“Es un tema común” que Estados Unidos, que “apenas hace unos años era visto como un coloso que recorrería el mundo con un poder sin paralelo y un atractivo sin igual (…) está en decadencia, enfrentado fatalmente a la perspectiva de su deterioro definitivo”, señala Giacomo Chiozza en el número actual de Political Science Quarterly.

La creencia en este tema, efectivamente, está muy difundida. Y con cierta razón, si bien habría que hacer cierto número de precisiones. Para empezar, la decadencia ha sido constante desde el punto culminante del poderío de Estados Unidos, luego de la Segunda Guerra Mundial, y el notable triunfalismo de los años 90, después de la guerra del Golfo, fue básicamente un autoengaño.

Otro tema común, al menos entre quienes no se ciegan deliberadamente, es que la decadencia de Estados Unidos, en gran medida, es autoinfligida. La ópera bufa que vimos este verano en Washington, que disgustó al país y dejó perplejo al mundo, podría no tener parangón en los anales de la democracia parlamentaria.

El espectáculo incluso está llegando a asustar a los patrocinadores de esta parodia. Ahora, al poder corporativo le preocupa que los extremistas que ayudó a poner en el Congreso de hecho derriben el edificio del que dependen su propia riqueza y sus privilegios, el poderoso estado-niñera que atiende a sus intereses.

La supremacía del poder corporativo sobre la política y la sociedad –por lo pronto básicamente financiera– ha llegado al grado de que las dos formaciones políticas, que en esta etapa apenas se parecen a los partidos tradicionales, están mucho más a la derecha de la población en los principales temas a debate.

Para el pueblo, la principal preocupación interna es el desempleo. En las circunstancias actuales, esta crisis puede ser remontada sólo mediante un significativo estímulo del gobierno, mucho más allá del más reciente, que apenas hizo coincidir el deterioro en el gasto estatal y local, aunque esa iniciativa tan limitada probablemente haya salvado millones de empleos.

Pero para las instituciones financieras, la principal preocupación es el déficit. Por lo tanto, sólo está a discusión el déficit. Una gran mayoría de la población está en favor de abordar el déficit gravando a los muy ricos (72 por ciento, con 27 por ciento en contra), según precisa una encuesta de The Washington Post y ABC News. Recortar los programas de atención médica cuenta con la oposición de una abrumadora mayoría (69 por ciento Medicaid, 78 por ciento Medicare). El resultado probable, por lo tanto, es lo opuesto.

El Programa sobre Actitudes de Política Internacional (PIPA) investigó cómo eliminaría el déficit la gente. Steven Kull, director de PIPA, afirma: “Es evidente que tanto el gobierno como la Cámara (de Representantes) dirigida por los republicanos están fuera de sincronía con los valores y prioridades de la gente en lo que respecta al presupuesto.”

La encuesta ilustra la profunda división: “La mayor diferencia en gasto es que el pueblo favorece recortes profundos en el gasto de defensa, mientras el gobierno y la Cámara de Representantes proponen aumentos modestos. El pueblo también favorece aumentar el gasto en la capacitación para el trabajo, la educación y el combate a la contaminación en mayor medida que el gobierno o la Cámara.”

El “acuerdo” final –o más precisamente, la capitulación ante la extrema derecha– es lo opuesto en todos los sentidos, y casi con toda certeza provocará un crecimiento más lento y daños a largo plazo a todos, menos a los ricos y a las corporaciones, que gozan de beneficios sin precedentes.
Lea completo “Estados Unidos en decadencia” por Noam Chomsky publicado en La Jornada

Obama and the Weimar Republic:

Agosto 4 de 2011

 John Weeks

“History does not repeat itself, but it can rhyme”*
*attributed to Samuel Clemens (Mark Twain)

Whether the signing of the US deficit limit bill will “calm bond markets” is open to question, given the ravenous speculative appetite of the lords and vassals of high (and low) finance.  Aided and abetted by their cooperative colleagues in the “rating agencies”, financial speculators can and do create their own profitable game: create instability, then literally capitalize on it.
While the impact on predatory finance may be unclear, the political consequences of this deficit “compromise” are easier to anticipate. The US Tea Party movement has a dream, a white America under the despotic rule of capital.  The deficit “compromise” brings that dream closer to fulfillment.
The route by which that dream would be realized has been obvious since mid-2009 during the fight in Congress over reforming the appalling “health” system in the United States.  It matured to a clear and consistent strategy during the deficit limit conflict.  The strategy is to render Congress and other formally democratic institutions as dysfunctional as possible, thereby casting doubt upon the credibility and viability of representative government and the electoral process.
Elections in the United States are far from free and fair, but they have in the past, and might in the future, produce legislative majorities for progressive reform, however mild.  This occurred in 2008, and the agents of capital moved quickly to weaken and undermine reform measures.  The two years of large Democratic majorities in the House and Senate were characterized by missed opportunities, but more important, half measures easily discredited:  medical reform without a public option, a fiscal stimulus too small to be effective, financial regulation with major loop-holes, insubstantial gestures of withdrawal from Iraq and Afghanistan, to list the most obvious.
While the very short term effect of some of these was to prevent the bad from becoming worse (e.g., the fiscal stimulus), they quickly became clubs by which the Far Right would bludgeon progressive reform and the democratic process itself.  The inadequate fiscal stimulus discredited the brief return of countercyclical fiscal policy.  The debt limit agreement formalizes this dis-accreditation, by legislating a decade of fiscal austerity.
Through the purposeful intervention of the capitalists of the “health” industry, a medical reform bill was passed that is so flawed that in several states even its implementation is in serious doubt.  The lesson the bill seems to convey to people in the United States is that even Democrats shun the prospect of health care delivered by the public sector, and what “the government” can design is clumsy, narrow and ineffective.
In December 1924 Germans elected fourteen members of the Nazi Party (National Socialist Workers Party) to the Reichstag out of a total of 493.  From the moment they entered the Reichstag the Nazi tactic was to disrupt normal operations of the legislature in order to demonstrate the decadence of democratic institutions.

obama
Hitler walks to the Reichstag to become chancellor of Germany, January 1933.

            The Tea Party Republican Congress members, as with the Nazis eighty years ago, are not creatures of compromise.  They are “high-stakes rollers” whose grasp on power will be achieved through extreme tactics or not at all. The possibility that the conflict over debt and deficit might “back-fire” causes them no anxiety.  Like the Nazis, their existence depends upon their own outrage, extremism and, if you will, “nuttiness”.
The agreement accepted by President Barack Obama to temporarily resolve the debt limit conflict revealed him, in the eyes of the Tea Party Republicans, as a weak opponent unable to match them in a straight fight, much as Heinrich Brüning, German Chancellor 1930-32, was viewed by the Nazis.
Having chosen not to fight on the strong ground of a fairer tax burden across classes and no budget cuts that harm the majority, Obama will be forced to fight on weak ground.  It will be weak, indeed.  By election time 2012, the majority of Americans will suffer from the cuts in social programs to which he agreed.  Lower public expenditure will depress the present meager rate of growth, ensuring that unemployment remains at nine to ten percent.  Far from smaller, the public debt will increase as a stagnant economy undermines revenue growth, perpetuating the fiscal deficit and ensuring repeated, debilitating battles over the public debt limit.
A president running for re-election with double-digit unemployment, defending cuts in social expenditure and having demonstrably failed to deliver on his promise to reduce deficit and debt is the fulfillment of the greatest hopes of the Tea Party Republicans.  They will fight on their ground, against a self-weakened opponent in the White House and Democrats in Congress who with few exceptions are weaker still.
After falling from 14 to twelve representatives in 1928, the Nazis became the second largest party in the Reichstag in 1930 with 107 out of 577 seats.  At that point the tactics of disruption became a strategy for power.  The next US election could be the Tea Party’s Reichstag-1930 moment.

Artículo aparecido en el blog de John Weeks: http://jweeks.org/33%20Obama&Weimar.html

El ingreso de la gran mayoría (igm): Una nueva medida de la desigualdad global entre países

Anwar Shaikh* y Amr Ragab**.Economía: teoría y práctica • Nueva Época, número 31, julio-diciembre 2009, pp. 119-127

Resumen
Este artículo hace una reflexión crítica sobre la pertinencia de emplear indicadores económicos, como el pib por habitante y el índice de desarrollo humano, para realizar mediciones comparativas de desarrollo entre países. Los autores proponen un nuevo indicador: el ingreso de la gran mayoría (igm), que combina ingreso con desigualdad a partir de un ejercicio empírico de análisis de desarrollo comparativo entre países. Los resultados obtenidos a partir de este indicador contrastan con aquellos obtenidos con el ingreso nacional neto por habitante (innph). Se comprueba que las medidas de ingreso promedio no constituyen buenas aproximaciones de los ingresos de las grandes mayorías.
Se formulan asimismo propuestas de política y señalan algunos de los aspectos de este tema que forman parte de la agenda de investigaciones futuras.

* Profesor del Departamento de Economía en The New School for Social Research e investigador
en el Schwartz Center for Economic Policy Analysis (scepa).
**Asistente de investigación en el scepa. Esta nota se basa en el trabajo “An international comparison
of the incomes of the Vast Majority”, Working Paper 2007-3, scepa disponible en http://www.newschool.edu/scepa. Traducción de José Luis Estrada López.
Descargué aquí el artículo

Tras las huellas de un fantasma. La actualidad de Karl Marx

Marcello Musto (coordinador)

Karl Marx ha sido un autor mal conocido. Las causas han sido, por un lado, la esquematización de su teoría crítica, el empobrecimiento de la misma en la divulgación, la manipulación y censura de sus escritos por los regímenes del llamado “socialismo realmente existente” y, por otro, la deformación extensiva e intensiva realizada por el propio sistema capitalista. La nueva edición histórico-crítica de los escritos de Marx y Engels, la Marx-Engels Gesamtausgabe (MEGA 2), devuelve a su obra en parte aún inédita, su originario carácter de incompleta. De este redescubrimiento emerge cada vez más la diferencia entre el pensamiento original de Marx y su “versión oficial”; entre la riqueza de un horizonte problemático y poliformo que aún queda por explorar y una interpretación doctrinaria que alteró la concepción originaria hasta convertirla en su negación manifiesta. En este libro, coordinado por Marcello Musto, se reúnen importantes textos de calificados estudiosos internacionales como N. Neuhaus, G. Hubmann, J. Bidet, W. F. Haug, E. Dussel, Ch. Arthur, M. Krätke, G. Reuten, W. Xiaoping e I. Omura, quienes presentan las últimas investigaciones filológicas, algunas entre las más recientes interpretaciones de los trabajos juveniles y de El capital, y las más innovadoras reflexiones sobre la actualidad de un pensamiento indispensable para comprender el presente. Se agregan a la edición en español, un prefacio y un artículo sobre Marx y América Latina de Gabriel Vargas Lozano y Guillermo Almeyra, respectivamente, así como una entrevista al destacado escritor inglés Eric Hobsbawm.

Edición: 1ª. , 2011

Páginas: 256

Formato: 13.5 x 21 cm

Encuadernación: rústica con solapas

ISBN: 978-607-03-0288-6

Clave interna: Colección: Biblioteca del Pensamiento Socialista

Editorial: Siglo XXI Editores

Página personal