Occupy Wall Street ends capitalism’s alibi

Richard Wolff
This protest pinpoints how dysfunctional our economic system is: we must refashion it for human needs, not corporate aims
Occupy Wall Street has already weathered the usual early storms. The kept media ignored the protest, but that failed to end it. The partisans of inequality mocked it, but that failed to end it. The police servants of the status quo over-reacted and that failed to end it – indeed, it fueled the fire. And millions looking on said, “Wow!” And now, ever more people are organising local, parallel demonstrations – from Boston to San Francisco and many places between.
Let me urge the occupiers to ignore the usual carping that besets powerful social movements in their earliest phases. Yes, you could be better organised, your demands more focused, your priorities clearer. All true, but in this moment, mostly irrelevant. Here is the key: if we want a mass and deep-rooted social movement of the left to re-emerge and transform the United States, we must welcome the many different streams, needs, desires, goals, energies and enthusiasms that inspire and sustain social movements. Now is the time to invite, welcome and gather them, in all their profusion and confusion.
The next step – and we are not there yet – will be to fashion the program and the organisation to realise it. It’s fine to talk about that now, to propose, debate and argue. But it is foolish and self-defeating to compromise achieving inclusive growth – now within our reach – for the sake of program and organisation. The history of the US left is littered with such programs and organisations without a mass movement behind them or at their core.
So permit me, in the spirit of honoring and contributing something to this historic movement, to propose yet another dimension, another item to add to your agenda for social change. To achieve the goals of this renewed movement, we must finally change the organisation of production that sustains and reproduces inequality and injustice. We need to replace the failed structure of our corporate enterprises that now deliver profits to so few, pollute the environment we all depend on, and corrupt our political system.
We need to end stock markets and boards of directors. The capacity to produce the goods and services we need should belong to everyone – just like the air, water, healthcare, education and security on which we likewise depend. We need to bring democracy to our enterprises. The workers within and the communities around enterprises can and should collectively shape how work is organised, what gets produced, and how we make use of the fruits of our collective efforts.
If we believe democracy is the best way to govern our residential communities, then it likewise deserves to govern our workplaces. Democracy at work is a goal that can help build this movement.
We all know that moving in this direction will elicit the screams of “socialism” from the usual predictable corners. The tired rhetoric lives on long after the cold war that orchestrated it fades out of memory. The audience for that rhetoric is fast fading, too. It is long overdue in the US for us to have a genuine conversation and struggle over our current economic system. Capitalism has gotten a free pass for far too long.
We take pride in questioning, challenging, criticising and debating our health, education, military, transportation and other basic social institutions. We argue whether their current structures and functioning serve our needs. We work our way to changing them so they perform better. And so it should be.
Yet, for decades now, we have failed to similarly question, challenge, criticise and debate our economic system: capitalism. Because a taboo protected capitalism, cheerleading and celebrating it became obligatory. Criticism and questions got banished as heresy, disloyalty or worse. Behind the protective taboo, capitalism degenerated into the ineffective, unequal, crisis-ridden social disaster we all now bear.
Capitalism is the problem – and the joblessness, homelessness, insecurity, and austerity it now imposes everywhere are the costs we bear. We have the people, the skills and the tools to produce the goods and services needed for a just society to prosper. We just need to reorganise our producing units differently, to go beyond a capitalist economic system that no longer serves our needs.
Humanity learned to do without kings and emperors and slave masters. We found our way to a democratic alternative, however partial and unfinished the democratic project remains. We can now take the next step to realise that democratic project. We can bring democracy to our enterprises – by transforming them into cooperatives owned, operated and governed by democratic assemblies composed of all who work in them and all the residents of the communities who are interdependent with them.
Let me conclude by offering a slogan: “The US can do better than corporate capitalism.” Let that be an idea and a debate that this renewed movement can engage. Doing so would give an immense gift to the US and the world. It would break through the taboo, finally subjecting capitalism to the critiques and debates it has evaded for far too long – and at far too great a cost to all of us.
• Richard Wolff is participating in a day-long teach-in at the Occupy Wall Street protest in Zuccotti Park, New York on Tuesday 4 October. This article is based on remarks he will be addressing there at 6pm local time

Richard D Wolff is professor of economics emeritus at the University of Massachusetts, Amherst, where he taught economics from 1973 to 2008. He is currently a visiting professor in the graduate programme in international affairs of the New School University, New York City. Richard also teaches classes regularly at the Brecht Forum in Manhattan. His most recent book is Capitalism Hits the Fan: The Global Economic Meltdown and What to Do About It (2009). A full archive of Richard’s work, including videos and podcasts, can be found on his site

Artículo aparecido en The Guardian el 4-X-2011

Anuncios

Los dominós financieros empiezan a caer en Europa

Daniel Munevar (CADTM)

El 4 de octubre, los ministerios de Finanzas de Francia y Bélgica anunciaron de forma conjunta la decisión de intervenir el Banco Dexia, la entidad financiera más grande de Bélgica en términos de activos. Este anuncio se vio precedido por meses de rumores tras las mayores perdidas en la historia del banco para el segundo cuarto del 2011, por un valor superior a 4 millardos de euros. El rescate de Dexia seria el segundo recibido por la entidad financiera, después de haber sido rescatada por crédito publico en Septiembre de 2008. En ese momento, Dexia recibió mas de 3 millardos de euros a través de la compra de acciones por parte de Francia y Bélgica, además de garantías estatales de créditos por un valor de 150 millardos de euros (1).

Lo más relevante detrás de esta historia tiene que ver con la dependencia de financiamiento de corto plazo denominada en dólares por parte de Dexia. A lo largo de la década pasada, Dexia consolido un modelo de negocios basado en la utilización de financiamiento de corto plazo a bajo costo para la compra de activos de largo plazo y mayores rendimientos. Dichos activos se encontraban denominados en dólares, por lo cual el banco belga debió utilizar de forma creciente swaps y otros derivados financieros para mantener las posiciones en su hoja de balance. Sin embargo, como se explico en un anterior articulo (http://www.cadtm.org/El-pequeno-y-oscuro-secreto-de-los), este modelo de negocios colapso con el congelamiento de los mercados de financiamiento de corto plazo tras la desaparición de Lehman Brothers.
De esta forma, no resulta sorprendente encontrar que en el ultimo cuarto del 2008, Dexia fue el principal receptor de créditos de emergencia en dólares de la zona Euro por parte de la FED por un valor total de 58.5 millardos de dólares. Los créditos de la FED continuaron hasta el 2010 alcanzando un total de 159 millardos de dólares para Julio de ese año. Sin estos recursos, Dexia hubiera sido forzado a vender sus posiciones de largo plazo a precios de liquidación lo cual no solo hubiera adelantado en el tiempo la necesidad de reestructurar su hoja de balance, sino que también hubiera incrementado la volatilidad en los mercados financieros internacionales. Fue precisamente la necesidad de evitar este escenario la que impulso a la FED a incrementar de forma gradual sus créditos al banco europeo.
1) Ver, “France, Belgium Pledge Dexia Help Amid Breakup Talk”, disponible en: http://www.bloomberg.com/news/2011-…

“La historia del capital es igual a la historia de la acumulación de deuda”

Entrevista a David Harvey

Andrés Figueroa Cornejo
Rebelión

El geógrafo marxista inglés, David Harvey, dictó una conferencia titulada “Crisis Actual del capitalismo: ¿hacia una ruptura de la división territorial del trabajo?” en el aula 108 de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires el pasado 4 de octubre, a salón abarrotado y donde en una de sus paredes se ilustran fotográficamente los rostros inolvidables de detenidos desaparecidos durante la dictadura militar que estudiaban allí en los años del espanto.A sus 76 años habla sin apoyarse en apunte alguno y con ímpetu adolescente. El autor de ‘ Limits to Capital’ (1982) enfrenta con simpleza y al hueso a un público mayoritariamente joven y arranca desde su particular perspectiva analítica y temática sobre las razones y movimiento de la crisis económica mundial.

“Las tendencias a las crisis también circulan geográficamente. Nunca ha existido una crisis capitalista que no comenzara en algún lugar y que de allí se expandiera a otros. En este caso, el origen de la crisis estaba ubicada en los mercados de vivienda, principalmente en algunas partes de EE.UU., como California, Arizona, Florida, Georgia. Existen otros sitios donde la crisis se ha manifestado, como España, Irlanda, Portugal. Esa ubicación social y sectorial de la crisis indicaba que contenía una dimensión urbana. Aquí debería pensarse en las relaciones entre la urbanización, la formación de la crisis y la resolución de la crisis. Sin embargo, no hay bibliografía sobre esta cuestión ni desde la perspectiva marxista ni desde la convencional”, dice en un inglés rápido y coloquial, y añade que “Por ejemplo, el Informe de Desarrollo 2009 del Banco Mundial se concentró en asuntos de urbanización, realizando todo tipo de recomendaciones respecto de cómo la financiación de las viviendas debería organizarse, y cuán importante era securitizar las hipotecas y transferirlas a todos los lugares del mundo. Publicaron esto sin decir absolutamente nada sobre la crisis que acababa de desatarse. Por ello escribí un breve libro sobre la historia de la organización y su conexión con la historia de la gestación de la misma crisis. Durante la investigación me encontré con una solución muy interesante del Banco de la Reserva Federal de San Francisco que señalaba que los norteamericanos salen de las depresiones y recesiones típicamente construyendo viviendas y llenándolas de cosas. El documento del BM expresa que la urbanización no es una fuente de la crisis, sino que, por el contrario, en Estados Unidos la urbanización se vio siempre como una solución a la crisis. Pero ocurre que al permitir salir de las crisis, la urbanización también las produce.”

Una explicación a la mano

Quien refrenda con su actividad intelectual el compromiso con el ambientalismo militante y radical, procura con un ejercicio sencillo dar cuenta de las aristas más complejas del desarrollo capitalista y sus puntos de quiebre. Así Harvey afirma que “Los capitalistas comienzan el día con cierta cantidad de dinero. Van al mercado, compran medios de producción, materias primas, máquinas y fuerza de trabajo. Combinan trabajo, medios de producción y tecnología que crean un producto que luego se lleva al mercado, se vende al precio original más el valor excedente o ganancia. Ese proceso tiene muchas barreras potenciales. Y las crisis están ligadas a una de estas barreras. Por ejemplo, cuando los capitalistas van al mercado y quieren comprar medios de producción se encuentran con que no hay energía o existen problemas con el suministro de materias primas, etc. Entonces surge una crisis. ¿Y qué pasa cuando no hallan suficiente mano de obra o el trabajo está bien organizada y no quiere trabajar salvo ciertas condiciones? Ocurre otra crisis. Yo creo que la crisis de fines de 1960 e inicios de 1970 es de trabajo. La mano de obra organizada era demasiado poderosa, y los capitalistas decidieron no invertir, castigando el trabajo como Pinochet en Chile, Reagan, Thatcher. Asimismo, existe una crisis cuando las materias primas quieren venderse, pero no encuentran un mercado. Esto es parte de la larga historia de las crisis del capitalismo. Y cada crisis que acontece tiene una combinación especial de los elementos señalados. En el caso del punto de crisis en el trabajo ocurre un problema de demanda. ¿Cómo la gente tendrá suficiente dinero para comprar el producto si los salarios están deprimidos?”David Harvey fundó el concepto de ‘acumulación por desposesión’ (enriquecimiento capitalista a través de la explotación y privatización de todos los recursos naturales, servicios básicos y derechos sociales). Y prosigue su exposición sobre el proceso de reproducción del capital condensado simbólicamente en un día, expresando que “La cuestión es que tiene que haber más de lo que había al comienzo del día. Es decir, el capitalismo es crecimiento; debe incrementarse para sobrevivir. Si no aumenta, hay crisis. ¿Qué pasa hoy? Se observa que parte del mundo no está creciendo, como Europa, Japón, Estados Unidos. En buenas cuentas, el sistema capitalista está comprometido con el crecimiento desde alrededor de 1750. La tasa promedio de crecimiento por año, según cualquier medición, es de 2,25% anual. En la coyuntura, uno ve una suerte de fetiche asociado a un crecimiento de un 3% al año. Es decir, ese porcentaje resultaría el mínimo de crecimiento aceptable. Pero pasa que hace unos 150 años aproximadamente, se observa que ese crecimiento es compuesto. Esto es que para crecer en 1970 hacía falta 0,4 trillones de dólares de nueva inversión. Ahora demandaría 1,5 trillones de dólares de nueva inversión capaz de generar utilidades. En 20 años más se precisarán 3 trillones de dólares. Y en la medida que pasa el tiempo, las oportunidades se vuelven más difíciles de encontrar. Entonces se puede advertir un enorme estrés en la lógica del ‘síndrome de crecimiento’. Se está en presencia de un enorme reto para continuar el crecimiento, y en los últimos 30 años ha habido una corriente de dificultades para localizar nuevas oportunidades de crecimiento, incluso con la apertura de China y Rusia. ¿Qué queda entonces para mantener los mismo niveles de crecimiento?”

El autor de ‘ The Condition of Postmodernity’ (1989), se contesta que “Ese 3% de crecimiento requiere que los capitalistas respondan qué harán con la utilidad al final del día. Atrapados en la competencia, si los capitalistas no crecen pierden el negocio. Y las presiones competitivas no se dan entre capitalistas individuales, sino también entre naciones. En la actualidad, todos los países quieren ser más competitivos que los demás, pero eso no es posible. En esta dinámica, hay ganadores y perdedores.”

La deuda

“Al final del día, ¿de dónde proviene la mayor demanda, aquella que no estaba allí al comienzo?”, se pregunta David Harvey y casi sin respiro indica que “Hasta finales del siglo XIX la respuesta estaba en el imperialismo colonialista. Pero ya no existen residuos no capitalistas ni feudalismo en el mundo. Entonces, supongamos que vivimos en una sociedad donde sólo hay capitalistas y trabajadores, dos clases. Al final del día, los trabajadores o los capitalistas tienen que crear esa demanda extra. Pero en concreto, no pueden ser los trabajadores porque están sufriendo la depresión, por tanto los capitalistas tienen que aportar su propia demanda. En consecuencia, los capitalistas están obligados a originar ese superávit. Entonces, la demanda al final del día es aportada por la demanda que va a ocurrir mañana. Y la expansión de mañana es la que barre con el superávit de ayer. El único problema es que hay una brecha de tiempo. ¿De qué manera se cubre esa brecha de tiempo? A través del sistema crediticio. El capitalista no compra la materia prima, sino que establece un pagaré que significa un compromiso de pago. La historia del capital es igual a la historia de la acumulación de deuda. De lo contrario no hay capitalismo posible. Por eso, más allá de la propaganda, los capitalistas nunca van a terminar con la deuda porque es un argumento político central del sistema. Y no tiene que ver con la economía. ¿A dónde va ese superávit? Se pueden producir nuevas cosas, ¿pero qué ocurre cuando el mercado se satura?”Para ilustrar de mejor modo su posición, Harvey manifiesta que “Cuando se mira la historia de 1920 y su recesión en EE.UU., se registra una repentina explosión de la industria de la construcción de casas y ciudades, lo que provoca una onda poderosa de urbanización. Allí está la primera ola de la producción automovilística y el inicio del rediseño de las ciudades norteamericanas, absorbiendo mucho capital. Pero se construye ahora y el índice de retorno se resuelve en alrededor de 15 años después. En 5 años, los precios de las casas en Florida aumentaron 8 mil por ciento. Se inventaron los ascensores y los rascacielos. Pero luego de unos 7 años se advirtió la existencia de una sobre inversión y se produjo un crash. Y lo que ahora se ha descubierto es que 18 meses antes de la caída de Wall Street en 1999, el mercado de propiedades en Norteamérica había caído justo dos años antes de la debacle del mercado de acciones. Ello se traduce en un gran desempleo en la industria de la construcción (en 1930, la mitad de la fuerza de trabajo empleada en la construcción se despeñó un 50%). Por eso, en la época, el Presidente Roosevelt intentó establecer un sistema de inversión pública en torno a la infraestructura, edificación de carreteras, diques, represas; y asimismo, se empeñó en reformar las finanzas de las viviendas. Antes de 1930 era muy difícil conseguir crédito para viviendas. Sin embargo, pronto apareció un conjunto de instituciones financieras que permitía la obtención de créditos hipotecarios por 30 años. Por este medio se trató de salir de la crisis, pero no dio resultado porque los trabajadores no tenían empleo. Al final de la Segunda Guerra Mundial, EE.U.U. se enfrentó a un problema de proporciones. ¿Volverían las condiciones de 1930? Mucha gente que regresó de la guerra y había luchado, sabía perfectamente usar armas. Y existía un temor real en Norteamérica vinculado a la incertidumbre de que los soldados vueltos de la guerra no encontraran empleo y, a diferencia de 1930, el descontento social adoptara formas más violentas. La solución que ofreció el capitalismo fue la suburbanización. Ella fue una medida de pacificación social, una solución política. Sobre esa iniciativa se fundó el ‘sueño americano’ y todas las manifestaciones culturales e ideológicas que de medidas materiales surgieron. Pero a fines de 1970 ocurrió una fuerte caída de los mercados de la vivienda. La solución de 1945 ya en la década de los 70’ era un problema. Por eso se decidió repoblar el centro de las ciudades que habían sido abandonadas y revolucionar el mercado de consumo mediante mercancías de corta duración.”

El creador en 1996 de ‘ The New Imperialism’ termina su alocución con pedagógica ironía cuando dice que “En la década de los 80 hubo una crisis en los mercados de propiedades donde quebraron más de mil instituciones financieras. Se denominó ‘la crisis de ahorros y préstamos’, que redundó en la bolsa en los 90’. Entonces comenzó un proceso de financiación de hipotecas dirigido a personas que no podían pagarlas. ¿Si la tasa de retorno en la producción es de un 3% y en la especulación financiera es de un 40 a 50%, dónde se invierte el excedente capitalista?”

Artículo aparecido en Rebelión

Adolfo Sánchez Vázquez: rebelión, antifascismo y enseñanza

Stefan Gandler

Conocí a Adolfo Sánchez Vázquez en el otoño de 1988, cuando estuve por primera vez en México, por una estancia de seis meses. Asistí a una clase suya en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México y desde el primer día me asombró su personalidad y su pensamiento. Fue la primera vez que entré en contacto directo y prolongado con alguien que había luchado contra el fascismo europeo. En Alemania y Austria, donde había vivido anteriormente, no era posible. Casi todos habían sido asesinados por los nacionalsocialistas, y los que se salvaron de este “destino” por haber salido al exilio optaron, en general, por no volver a vivir en el país de sus perseguidores. El antifascismo de los años treinta y cuarenta en Europa era para mi generación –a pesar de los pocos años que habían pasado desde entonces– un asunto “histórico”. Estábamos acostumbrados, al ver a alguien mayor de sesenta años de edad en el tranvía, en el autobús o en la calle, a preguntarnos en qué campo de exterminio o campo de concentración habría realizado sus “servicios” a favor del genocidio de los judíos y gitanos europeos, a favor de la Shoah, a favor de la persecución y el asesinato de gran parte de la oposición política en Alemania y Austria y los países ocupados hasta algunos años atrás. En el mejor de los casos, pensábamos que a lo mejor esa persona había sido “apolítica” en el nazismo, lo que por lo general era una falacia, ya que la pasividad en esa época era, con cierta necesidad, una complicidad más o menos implícita.

Al conocer a Sánchez Vázquez, al oírlo a lo largo de todo un semestre, al hablar con él en varias ocasiones fuera de las clases, me di cuenta –por primera vez en mi vida– que el antifascismo europeo era algo plenamente real, material y presente en un importante número de sus representantes hasta este día. Entendí también algo que en Alemania era simplemente inentendible, y lo es hasta el día de hoy: que los antifascistas que habían luchado en contra del franquismo español, del fascismo italiano, del nacionalsocialismo alemán y los otros fascismos de Europa, no eran todos hombres y mujeres con la mirada distorsionada, con los ojos llenos de intranquilidad y con un alto grado de marginación política hasta este momento. Así lo había vivido al conocer superficialmente a algunos de los combatientes antifascistas en Alemania, que habían sido hasta su muerte, en los años ochenta y noventa, excluidos socialmente, marginados políticamente y vetados intelectualmente. Los únicos antifascistas conocidos en Alemania que habían regresado con la cabeza en alto, y de los cuales tuve conocimiento, eran Max Horkheimer y el Theodor W. Adorno de la Teoría crítica. Sin embargo, los dos habían fallecido antes de que los pudiera conocer en persona y, además, no habían sido parte de una organizada lucha armada antifascista – ésta, dentro de Alemania, simplemente nunca existió. (No existió en gran parte por la prohibición expresa del Comité Central del Partido Comunista Alemán emitida hacia sus miembros de tomar las armas en contra de los nazis, y decisiones parecidas dentro de la, para la resistencia, poco preparada socialdemocracia.)

En relación con su pensamiento, me asombró cada vez más, al acercarme a sus reflexiones a lo largo del semestre y al comenzar con las primeras lecturas de algunas de sus obras; su manera de entender la teoría de Marx y el papel práctico-social de la filosofía en general. Cuando, en una ocasión, le pregunté qué opinaba del marxismo en América Latina, me contestó –él, el maestro, a mí, el estudiante, que esto era ante todo una cuestión de la praxis política. Para mí era una verdadera revelación que un profesor universitario de filosofía fuera capaz de decir algo así a un estudiante universitario de izquierda. En Frankfurt había experimentado una y otra vez lo contrario, y constantemente tuve que escuchar en el contexto académico– filosófico que las cuestiones político-sociales no sólo no tenían cabida dentro del debate filosófico, sino que incluso el intento de darles cierto lugar era un abierto boicot, un bloqueo agresivo, un ataque malintencionado en contra de cualquier trabajo conceptual, incluyendo aquel que se refiera a la obra de Karl Marx (quien de por sí estaba prácticamente ausente en las aulas filosóficas de Frankfurt de los años ochenta y noventa).

Cuando, al comenzar mis estudios universitarios en esta ciudad, en una clase de Introducción a la Filosofía pregunté al entonces todavía estimado Jürgen Habermas sobre las razones de la validez de la regla lógica del tercero excluido, él –al no entender mi insistencia por querer que me lo explicara hasta las últimas consecuencias conceptuales, él filósofo de la actual Alemania (como pensé en aquel entonces)– brincó en cierto momento de su silla y me acusó, con la cara enrojecida de enojo, que no se había dado cuenta de inmediato de que mi interés era político; esto era lo peor que podía decir a un alumno en una clase de filosofía.

Conocer a Adolfo Sánchez Vázquez en la UNAM fue realmente entrar en un mundo completamente desconocido para mí, por lo menos en términos de una experiencia propia. Había escuchado en Frankfurt relatos de tiempos o lugares lejanos en donde algo así, al parecer, había existido o existe incluso todavía, pero nunca supe con seguridad si debería creerle a esos cuentos que sonaban demasiado bellos para ser verdad. Sabía que se decía que, años antes, en las mismas aulas que frecuentábamos, habían hablado Horkheimer y Adorno frente a cientos de estudiantes de todas las facultades de la universidad sobre los conceptos filosóficos más complejos, sobre el nazismo, sobre la educación después de Auschwitz, e incluso sobre la posibilidad de la emancipación humana, pero eran relatos que nos parecían más mitos que recuerdos reales. Estábamos tan lejos de todo ello, en las clases de Habermas y sus seguidores que empezaban en ese entonces a tomar el control del Instituto de Filosofía de Frankfurt, mismo que hoy en día tienen casi por completo.

Lea el artículo completo en La Jornada Semanal

Marx and philosophy

The Marx and Philosophy Society aims to encourage scholarly engagement with, and creative development of, the philosophical and foundational aspects of Marx’s work. The society welcomes contributions from any philosophical or political position.

Forthcoming events

Symposium on Sean Sayers, Marx and Alienation: Essays on Hegelian Themes (published August 2011)
Saturday 4 February 2012

Ninth annual conference: Marx and Hegel
Saturday 2 June 2012

Marx & Philosophy Society2011

Contact us: mail@marxandphilosophy.org.uk

“Teoría e ideología del Neoliberalismo” conferencia de Anwar Shaikh*

“La teoría y la ideología del neoliberalismo” es el tema de una excelente conferencia por Anwar Shaikh, profesor de la New School de Nueva York, que fue grabado en Nueva Delhi el 10 de noviembre de 2010. Shaikh habla de las teorías del comercio internacional, los patrones de comercio entre los países, de la irrealidad de las teorías dominantes del “mercado libre autorregulado” como la principal ideología del neoliberalismo y la dinámica de la competencia y monopolio en la historia del capitalismo tardío. La conferencia es muy interesante, tanto para los economistas y no economistas.

[blip.tv http://blip.tv/play/AYKUhFkC width=”480″ height=”390″]

La parte donde Shaikh dedicado a las corrientes comerciales entre los EE.UU. y Japón es muy ilustrativo de cómo el hipotético auto-ajuste de la balanza de pagos no se produce en la práctica como dice la teoría . En la década de 1960 los economistas dijeron que los desequilibrios externos de Japón y los EE.UU. se deben a la continuación, los regímenes fijos de cambio y que el desequilibrio se corregirá si ambos países adoptar tipos de cambio flotantes. Sin embargo, contrariamente a las expectativas, tanto de un superávit comercial de Japón y los EE.UU.  a ser no sólo mucho más grande, pero también mucho más inestable, con el fin de la tasa de cambio fija. El régimen de flotación cambiaria que prevaleció en el post-1970 trajo las fluctuaciones cada vez más en los desequilibrios externos de los dos países, y en direcciones opuestas. Lo mismo sucedió con Inglaterra, Canadá, Alemania y Australia. Shaikh utiliza este ejemplo histórico para ilustrar el rotundo fracaso de la teoría de que el libre mercado es autorregulado, la corrección de los desequilibrios comerciales. Disfruta el video para ver la explicación alternativa que se propone explicar los movimientos en las cuentas externas EE.UU. en los últimos 50 años.

http://marx21.com/

*Entrada tomada del blog EconoMarx21

Ensayos sobre la teoría marxista del valor [1928] por IsaaK Illich Rubin, caps. I-V


Introducción
Existe una estrecha relación conceptual entre la teoría económica de Marx y su teoría sociológica, la teoría del materialismo histórico. Años atrás, Hilferding señaló que la teoría del materialismo histórico y la teoría del valor-trabajo tienen el mismo punto de partida, específicamente, el trabajo como elemento básico de la sociedad humana, elemento cuyo desarrollo determina finalmente todo el desarrollo de la sociedad.

La actividad laboral de las personas se halla constantemente en un proceso de cambio, a veces más veloz, otras más lento y en períodos históricos diferentes tiene un carácter diferente. El proceso de cambio y desarrollo de la actividad laboral de las personas supone  cambios de dos tipos: en primer término los cambios en los medios de producción y los métodos técnicos por los cuales el hombre actúa sobre la naturaleza, en otras palabras, los cambios en las fuerzas productivas de la sociedad; en segundo lugar, en correspondencia con estos cambios se producen otros cambios en toda la estructura de las relaciones de producción entre las personas, entre los participantes en el proceso social de producción. Las formaciones económicas o tipos de economía (por ejemplo, la antigua economía esclavista, la economía feudal o capitalista) difieren en el carácter de las relaciones de producción entre las personas, La economía política teórica trata de una formación socio-económica definida, es decir, específicamente, de la economía capitalista mercantil.

Descargue Rubin-Ensayos-Cap I-V

*Entrada tomada del excelente blog: Marxismo Crítico

Página personal