Archivo de la categoría: Migración

La buena señora blanca, el “bad hombre” y su posible víctima

Racial profiling

Jorge Durand

Es un término difícil de traducir y paradójicamente una actitud muy fácil de reproducir. El término podría traducirse literalmente como perfilado racial pero propiamente se refiere a diferenciar o discriminar de acuerdo a un perfil racial.

Se ha utilizado para señalar a la policía, en muchos lugares de Estados Unidos, por considerar como sospechosos, a priori, a negros y latinos, a pesar de que la mayoría de la población es blanca (63 por ciento). De ahí también que las cárceles estén representadas de manera muy desproporcionada los negros, los hispanos y latinos.

Lamentablemente ya se puede comprobar empíricamente que los demonios racistas, la violencia verbal, el bullying y el racial profiling han aumentado debido a las actitudes provocativas, despectivas y agresivas de mister Trump.

Repasemos un caso, a partir de la recreación de un hecho real.

El 15 de abril en un vuelo de United, de Cancún a Newark, en la fila 15 estaban sentados una niña y un señor, bueno un mexicano. A su lado una señora estadunidense de tez blanca que empezó a conversar con sus vecinos de asiento. Se trataba simplemente de lo que llaman los estadunideses short talk, típico de la conversación o interacción en un elevador o en el supermercado con extraños. Seguir leyendo La buena señora blanca, el “bad hombre” y su posible víctima

Anuncios

Aki Kaurismäki: “Karl Marx nunca ha tenido tanta razón como hoy”

El director finlandés Aki Kaurismäki

El director finlandés Aki Kaurismäki

MADRID.- Prepararse para hacer una entrevista a Aki Kaurismäki, uno de los más grandes cineastas vivos, heredero del cine humanista de Ozu, Renoir, Ford, Chaplin…, pone un poco los pelos de punta. Impone su descomunal talento, pero, honestamente, da casi miedo por la fama que arrastra. Bebedor, arisco, de pocas palabras –“la gente habla demasiado, sobre todo en las películas”-, imprevisible… ¿Cómo es ello posible siendo el autor de obras maravillosas, tan profundamente humanas y emotivas? ¿no es casi ridículo llevar cuarenta años retratando con inmensa ternura y sensibilidad a los trabajadores, ahora también a los refugiados, y no empatizar con otros seres humanos?

“Soy un hombre sensible, aunque no lo parezca”. Este finlandés alto, grande, con 60 años recién cumplidos, es especial. Sentado en una terraza de un bar de Vigo —la barbilla pegada al pecho y mirando siempre desde abajo—, espera que termine la proyección de su nueva película, El otro lado de la esperanza. Otra ración de gran cine, de cine único, de conmovedoras relaciones humanas, de un sentido del humor y un absurdo bravísimos y puros, y, también, de pesimismo y desaliento.

Seguir leyendo Aki Kaurismäki: “Karl Marx nunca ha tenido tanta razón como hoy”

No somos los centroamericanos ni los mexicanos: es el capitalismo

Mapa de México antes de la guerra donde EUA le arrebató California, Texas, etcétera en el siglo XIX.

Alejandro Valle Baeza

“Hasta la década de los 90 los veracruzanos habían resistido la tentación de irse al norte. El café daba para vivir, unos años bien y otros mal, de igual modo la caña de azúcar, la vainilla ancestral, el cacahuate y los cítricos. Los campesinos jarochos no eran ni ricos ni pobres, la iban pasando y eso era más que suficiente para quedarse a gusto en su terruño. Pero llegaron los políticos neoliberales al poder, se firmó el TLC, se abandonó el campo, se desató la crisis internacional del café y se negoció, de la peor forma posible, la cuota de azúcar con Estados Unidos. Todo se vino abajo. En 1993, Veracruz aportaba 0.37 por ciento del flujo migratorio nacional y en el año 2000 saltó al quinto lugar y aportaba 5.6 por ciento del total de cerca de medio millón de migrantes. La migración creció más de 500 por ciento en tan sólo una década, y Veracruz pasó de ser un estado fundamentalmente agrícola, que fijaba a la población en su terruño, a ser un exportador neto de población.”[1]

Con el TLCAN siguió aumentando la emigración mexicana, principalmente hacia los Estados Unidos de América, pero ésta ya venía creciendo desde antes, con la apertura comercial. Los salarios reales de los mexicanos empezaron a caer desde 1976 cuando cayó el precio del petróleo. Los políticos neoliberales mexicanos y los del todo el mundo hicieron lo que las leyes ciegas del capitalismo les ordenaron hacer: quitar subsidios al campo y permitir la competencia entre campesinos y las grandes empresas capitalistas. El resultado, no sólo en México, fue que los campesinos tuvieron que abandonar abruptamente su forma de vida y trasladarse a las grandes ciudades de su país o ir al extranjero como asalariados.  El cambiar su forma de vida no es, en la mayoría de los casos, una decisión placentera sino una imposición violenta del capitalismo.  Entre 1970 y 2015 la población residente en los EUA de origen latino creció 600 por ciento aproximadamente mientras que la población total aumentó, tan sólo, cerca del 50 por ciento  como se observa en la gráfica:

inmigrantes_vs_poblacion_usa

En 1970 había 9.6 millones de residentes de origen latino y para 2015 ya eran 56.6 millones.  [2]

Estos datos pueden ser presentados fácilmente por la derecha como una “invasión” que “explica” los problemas de los estadounidenses no latinos. Los pobres mexicanos y centroamericanos obligados a abandonar sus países por efectos de la acumulación capitalista emigran a un país rico que, a su vez, empobrece y precariza a sus propios trabajadores.  Una muestra de la verdad anterior es que el fenómeno de una emigración que crece más rápido que la población es un fenómeno mundial.

Entre 1960 y 2015 la población mundial creció un poco más dos veces en tanto que los inmigrantes lo hicieron un poco más de tres veces. En el nivel mundial resulta muy claro que la emigración se disparó con la fase capitalista neoliberal instrumentada en los años ochenta del siglo XX. Se ve en la siguiente gráfica[3] que el crecimiento acumulado de la población inmigrada supera al de la población mundial sólo en los años ochenta.

inmigracion_mundial

Como la inmigración es un fenómeno mundial, las burguesías nacionales han hecho dos cosas: han ilegalizado la inmigración desde hace muchos años y han culpado de sus problemas de empleo y violencia a los propios inmigrantes. Sin el menor rastro de solidaridad humana, los burgueses amenazan, encarcelan y deportan a los inmigrantes en todo el mundo.  Mientras la acumulación se desarrolló sin tropiezos aprovecharon el flujo de indocumentados para mantener los salarios bajos. En EUA, por ejemplo, los salarios reales medios actuales son semejantes a los de mediados de los años setenta. Al entorpecerse la acumulación usan de chivos expiatorios a los indocumentados para que los trabajadores no busquen las verdaderas causas en la estructura capitalista que precariza al trabajo mundialmente.

Hay unanimidad entre las derechas nacionales sobre la inmigración indocumentada o “ilegal” como la llaman. Una muestra de lo anterior es lo que dicen los descendientes del dictador Francisco Franco en Cataluña. Con la victoria electoral del fascista Trump, basada en gran parte en su política antinmigrante, Plataforma por Cataluña, una agrupación ligada al Partido Popular, celebró el triunfo del multimillonario estadounidense y declaró: “Se abre una oportunidad única para frenar la globalización, las guerras por intereses económicos, la tolerancia con la inmigración masiva y la financiación al islamismo radical.”[4]

Los problemas son globales, como lo es el capitalismo; los trabajadores deberemos actuar localmente para combatirlos sin perder de vista que estamos obligados a actuar también globalmente. Los mexicanos debemos ser solidarios con los mexicanos que están aquí o en cualquier parte del mundo; pero también con los centroamericanos que cruzan nuestro país y con los trabajadores de cualquier parte del mundo que el capitalismo obliga a emigrar.

Notas

[1] Durand, J. “Migración y capitalismo imperfectoLa Jornada, 25-IX-2008

[2] La gráfica es elaboración propia con datos del PEW Hispanic Center

[3] La gráfica es elaboración propia con datos del Anuario de migración y remesas, SG y otras instituciones, México 2016

[4] Ver http://www.plataforma.cat/noticies/3402/pxc-respecte-celebra-la-victoria-de-donald-trump-als-estats-units.html

Documental sobre solidaridad de mexicanas con migrantes centroamericanos

Conmueve en San Cristóbal el documental “Llévate mis amores”

Arrancando las lágrimas debutó en el Festival Internacional de San Cristóbal de las Casas el conmovedor documental Llévate mis amores, del joven realizador Arturo González Villaseñor y bajo la producción de Indira Cato, Nicolás Celis, Sebastián Celis y la fotografía de Juan Antonio Mecalco Cruz.

En este trabajo González Villaseñor hace un acercamiento íntimo a las Patronas, el grupo de mujeres mexicanas que todos los días, desde 1995, prepara comida y la lanza a los migrantes que viajan sobre “La Bestia”, como se le llama al tren de carga que serpentea rumbo a Estados Unidos. El documental es un diario personal que traza la frontera entre la vida que les tocó vivir y la que ellas eligieron. Un sorprendente ejemplo de amor y solidaridad que contrasta con la violencia de uno de los pasos más crueles para viajantes sin documentos.

En entrevista con La Jornada el director confesó cómo logró ese acercamiento con Las Patronas: “La primer vez que llegué me tocó un tren que venía muy lleno. Esa imagen me movió muchas cosas en mi cabeza, te nía una idea de o que era la migración pero una vez que lo vi de esa manera me cambiaron muchas cosas”.

Continuando su explicación agregó: “Posteriormente cuando hice un cuento, con las experiencias de cuando viví con ellas, con cosas que no quería que pasaran desapercibidas en la película como la preparación del arroz, el llenado de botellas de agua desde el pozo, la jalada de la carretilla… entonces mientras detallaba todas estas cosas me di cuenta que ellas no sabían quienes eran ellas, que sólo se les conocía como Las Patronas que les dan comida a los inmigrantes y a las que les habían sucedido muchas cosas.

Eso fue lo mágico que a pesar de todo lo que hacían a ellas no les importa figurar; entonces me di cuenta que se necesitaba saber quienes eran Las Patronas, así que el propósito del documental se convirtió en indagar quienes eran ellas”.

González Villaseñor además informó que algunas de Las Patrons ya vieron la película: “Se sorprendieron cuando se vieron en la película. Se sorprendieron en el sentido de que no se reconocían. Me han dicho: ‘yo me abrí de esta manera’; ‘yo te dije esto’; porque fue un contacto mutuo entre ellas y la producción, donde descubrimos juntos quiénes eran ellas”.

Fuente: La Jornada

Esclavos rumanos y búlgaros en Alemania

Niña rumana
eldiario.es
Un equipo de TV destapa un nuevo escándalo de -sobre-explotación laboral. Cientos de trabajadores son empleados en condiciones de esclavitud. Viven en el campo hacinados en casetas rodeadas de alambre de espino
“Esclavos asalariados en Alemania” es el título del documental que emitió el lunes la televisión pública alemana, Das Erste. En dicho reportaje muestran las condiciones laborales y de habitabilidad de cientos de trabajadores provenientes de Europa del este, sobre todo de Rumanía y de Bulgaria, en varios mataderos alemanes.
En eldiario.es exponíamos hace unos meses cómo a un grupo de enfermeros españoles les ofrecieron trabajar en la industria cárnica con condiciones similares a las descritas en el reportaje. Por suerte, no se vieron obligados a aceptar el empleo. Aunque a Aurora y a los otros enfermeros les ofrecieron vivir en un piso patera, lo más trágico de la historia que relata el reportaje no es la existencia de dichos alojamientos masificados en casas particulares.El reportero se acerca a uno de los centros de albergue para trabajadores de la empresa Wiesenhof, una de las mayores productoras de carnes de Alemania, en la región de Bremen. Allí comprueba que, además de encontrarse en medio del campo y sin transporte de línea, las casetas en las que se alojan cientos de trabajadores se encuentran vigiladas y rodeadas por alambre de espino. El periodista trata de entrar en las instalaciones y el servicio de seguridad se lo impide. “Vengo a visitar a un conocido, ¿porqué no puedo entrar, no son personas libres las que ahí viven, no pagan un alquiler?” “Porque el propietario no quiere”, obtiene por toda respuesta. Seguir leyendo Esclavos rumanos y búlgaros en Alemania

Página personal