La economía estadounidense y México (primera parte)


Importaciones_EUA_2019-1TAlejandro Valle Baeza

Los EUA una economía con problemas de comercio exterior

La guardia nacional mexicana está siendo usada para frenar la emigración centroamericana hacia los EUA; ese no era uno de sus objetivos. Sin embargo, el gobierno del facistoide Trump le impuso esa tarea mediante la amenaza de aumentar los impuestos a las exportaciones que hacen las empresas desde México hacia EUA. La amenaza resultó efectiva porque hubiera sido un golpe muy severo para la economía mexicana que seguramente hubiera entrado en una crisis. Una parte considerable de las exportaciones mexicanas las hacen empresas estadounidenses y desde hace varios años México tiene superávit comercial con los EUA. Dicho balance favorable ha sido el principal argumento para modificar el Tratado Comercial de América del Norte (TLCAN).

Según datos del Departamento de Comercio de los EUA, en 2018 la balanza comercial fue favorable para México en 72700 millones de dólares. Sin embargo la balanza de mercancías de México fue desfavorable con el conjunto de países en 13617 millones de dólares. Así la tasa de cambio del peso debería revaluarse para corregir el superávit con EUA y al mismo, tiempo devaluarse para remediar su déficit con el resto del mundo. Obviamente esto es una contradicción que muestra la enorme dificultad del mercado capitalista para corregir sus desequilibrios.

¿Cómo es posible que el país débil tenga superávit con el fuerte y haya empresas estadounidenses que contribuyan a ello? El TLCAN le fue impuesto a México por el gobierno estadounidense y ahora el gobierno de Trump dice que fue un muy mal tratado. La respuesta es simple los EUA tenían una balanza no muy desfavorable cuando impusieron el TLCAN y ahora tienen un enorme déficit como se percibe en la gráfica siguiente. Las condiciones han cambiado y el capitalismo de los EUA busca adaptarse a ellas priorizando las ganancias como siempre.

G1
Gráfica 1: Datos en millones de dólares. Fuente: elaboración propia con datos del Bureau of Economic Analysis (BEA)

Un déficit en cuenta corriente significa que los EUA deben endeudarse[1] mientras persista ese desbalance. La balanza en cuenta corriente es lo que un país debe compensar por las mercancías y servicios que importó por encima de lo que exportó y por los pagos que tuvo que hacer. Cuando es negativa debe obtener préstamos o inversiones para cubrir ese déficit.

La teoría económica dominante sostiene que en el comercio exterior hay una tendencia rápida al equilibrio mediante la tasa de cambio. Un país corrige su déficit devaluando su moneda. Es decir modificando la paridad de su moneda con respecto al dólar estadounidense. La realidad es que la mayoría de los países son deficitarios por períodos prolongados y además, tal como acaba de ocurrir con Argentina[2], eso se hace de manera caótica y en muchas ocasiones mediante una crisis cambiaria donde ocurren fugas de capitales y caídas de la producción. Al mantenerse el déficit el endeudamiento crece y llegado a un punto se vuelve insostenible y la devaluación brusca ocurre. Un ejemplo de esto es la crisis mexicana de 1994. El creciente déficit comercial exigía una devaluación del peso desde 1991. Para 1993 la situación era muy difícil pero el gobierno priista de ese entonces evitó una devaluación brusca por ser un año previo a la elección presidencial. La fuga de capitales puede estimarse para 1993, en por lo menos, tres mil millones de dólares lo que representaba un 5 por ciento de las exportaciones de entonces, salió del país una cantidad importante[3] de dólares. Los capitalistas se protegían cambiando a dólares sus activos monetarios. La situación se agravó por la especulación cambiaria: muchos capitalistas compraron dólares antes de la devaluación inminente y los vendieron después. El peso pasó de 3.38 pesos por dólar, el promedio de 1994, a 6.42 en 1995. Hubo entonces una crisis económica grave donde la banca tuvo que ser rescatada porque numerosas empresas y personas no pagaron los créditos que contrajeron y el gobierno asumió esos créditos impagos.

El déficit en cuenta corriente de los EUA tiene una gran diferencia con los de otros países: puede ser cubierto con deuda contraída en la moneda del deudor. México o cualquier otro país debe contratar deuda en dólares para cubrir su déficit; los EUA no. Ese país puede emitir deuda en dólares y encontrar quien la compre y cubrir con ella sus déficits externos. Parece ser sólo una ventaja del imperio. La deuda externa de los EUA supera ya a su producto anual y lo convierten en el deudor más grande del mundo. Parte de la deuda externa de los EUA paga un interés menor que la tasa de inflación, ¡es equivalente a cobrar por el préstamo en lugar de pagar por él!

Dentro de los EUA hay voces que alertan sobre los efectos del déficit externo de ese país. Por ejemplo Robert E. Scott[4] ha puesto el énfasis en que el déficit destruye empleos en los EUA y explica el déficit por la subvaluación intencionada de las monedas de los principales acreedores de ese país[5].

Análisis como el de Scott no consideran que como el dólar es el dinero mundial funciona como reserva de valor tal como lo entiende el marxismo: Todo proceso productivo es producción de valor, de trabajo social reconocido por el mercado capitalista. Una parte del valor producido necesita almacenarse para usarse en el futuro. Esa función la cumplió una mercancía, el oro, en el pasado y hoy la cumple el dólar estadounidense junto con el oro. El oro es una mercancía y tiene por tanto valor. Ese valor está sujeto a vicisitudes semejantes a las demás mercancías: aumentar o disminuir por variaciones en las condiciones de producción y de la demanda. Si disminuía el trabajo socialmente gastado en la producción de oro los tenedores de oro perdían valor. Lo contrario sucedía con un aumento del valor de la mercancía dineraria. No obstante esta variabilidad el valor del oro puede menguar o acrecentarse pero no desaparecer. En las economías capitalistas hubo necesidad de emitir dinero fiduciario o crediticio que pasó de ser una porción menor de la circulación a ser la mayoría. Lo mismo ocurrió en el mercado mundial: la libra esterlina primero y el dólar estadounidense han jugado el papel de dinero crediticio mundial sin desplazar totalmente al oro. Eso es una ventaja impar para el país emisor del dinero mundial. ¿Cómo regula el capitalismo la cantidad de dinero crédito? Es un problema que no podemos desarrollar aquí; sin embargo podemos aventurar que hay un grave problema con el dólar en nuestros días. Veamos esto:

Dólar dinero mundial ¿por cuánto tiempo?

La coincidencia entre la gran recesión y el descomunal aumento del déficit externo estadounidense no se ha analizado suficiente. Se incrementó la construcción de casas en los EUA expandiendo el crédito hipotecario y creando una burbuja en los precios de las casas.

G2b
Gráfica 2: Elaboración propia con datos del US Census Bureau

El máximo de casas vendidas se alcanzó el mismo año de 2006 cuando el déficit en cuenta corriente y el endeudamiento externo fueron máximos.

“Los inversores de todo el mundo proporcionaron indirectamente miles de millones de dólares en créditos a compradores de viviendas de EE. UU. Cuando los precios de las viviendas subían y los impagos de las hipotecas eran bajos, muchos pensaron que este acuerdo de financiamiento privado no bancario distribuía el riesgo hipotecario de los Estados Unidos de manera óptima. Sin embargo, cuando los precios de las viviendas comenzaron a disminuir, rápidamente se hizo evidente que los MBS[6] privados que financiaban préstamos hipotecarios de alto riesgo y no tradicionales eran mucho más riesgosos de lo previsto. Además, debido a que los MBS privados habían desempeñado un papel sustancial como garantía para los préstamos a corto plazo, sus rebajas crearon una interrupción importante en el mercado de préstamos a un día. “[7]

Los precios de la vivienda que había subido enloquecidamente 125 por ciento entre 1996 y 2006 se desplomaron: cayeron un 26 por ciento entre 2007 y 2011. Miles de estadounidenses perdieron sus viviendas pues el monto de los embargos ocurridos durante la crisis de 2007 se asemejó a lo acontecido durante la gran crisis de 1929.[8]

De manera que los EUA están experimentando dificultades asociadas con lo que pareciera una pura ventaja, la de ser emisores del dinero mundial. Ese país no puede devaluar su moneda para reducir sus déficits externos tal como vimos con México. Deben forzar a que los otros revalúen sus monedas. Eso no es nada fácil. Por ejemplo, China tiene el mayor superávit comercial con los EUA, en 2017 fue de 335,704 millones de dólares. El país asiático es el mayor acreedor de los EUA por un monto de 1.2 billones de dólares. De manera que una revaluación de la moneda china significaría una pérdida considerable amén de una reducción de sus exportaciones pues se cotizan en dólares sus productos. Por ello los EUA no buscan la revaluación del yuan sino que han desatado una guerra comercial que aún no concluye: están buscando obtener ventajas en los renglones donde es posible, por ejemplo en los servicios. Han elevado los aranceles a las importaciones de muchos productos chinos y los afectados han respondido con medidas semejantes.[9] Mucho del déficit estadounidense obedece a importaciones de sus propias empresas -esto no es sólo con China-y verán mermadas sus ganancias por los aranceles.[10]

Los déficits comerciales obedecen a que el sobrevaluarse la moneda de un país posibilita elevar las ganancias de la mayoría de las empresas a costa de perjudicar a las productoras de las mercancías y servicios que se importan. Eso termina por frenar la acumulación en el país deficitario conforme crece la porción de los capitales perdidosos y los costos de la deuda exigida por los déficits. El fin de la sobrevaluación frecuentemente termina en una crisis financiera donde se devalúa bruscamente la moneda y queda una costosa deuda externa. El ejemplo mexicano de 1994 es muy elocuente sobre esto.

Dicho comportamiento resulta una explicación aplicable a los EUA. La duración del proceso es mayor para el país emisor del dinero mundial porque no puede devaluar sino que precisa de revaluaciones de sus socios comerciales superavitarios y además puede endeudarse en su propia moneda. Un aspecto de este proceso lo constituyen las acciones defensivas de los sectores más afectados por la sobrevaluación. La exportación de capitales es una de esas defensas. Los problemas comerciales de los EUA son expresiones de las contradicciones de la acumulación capitalista. Las dificultades derivadas de que los EUA por sean emisores del dinero mundial han dañado muchas ramas y parecen conducir a una nueva crisis severa. Son además un anuncio de que el papel de dinero mundial del dólar está acercándose a su fin.

El superávit de México con los EUA es un resultado de los problemas comerciales estadounidenses no de un pésimo tratado como vocifera Trump. Desarrollaremos   la explicación del superávit mexicano con mayor detalle en la siguiente parte de este trabajo.

[1]   También puede cubrirse con inversión foránea aunque es más difícil de adecuarla al balance comercial y hay que pagar dividendos que la asemejan a un préstamo caro.

[2]   En abril del año pasado el peso argentino estaba cerca de los 21 pesos por dólar, en diciembre de 2019 está cerca de los sesenta. No obstante el déficit externo continúa y es muy probable que el país tenga que renegociar su deuda externa para volver a crecer.

[3]   Estimación propia con base en datos de INEGI, Estadísticas históricas de México 2014.

[4]   Ver por ejemplo “Increased U.S. trade deficit in 2017 illustrates dangers of ignoring the overvalued dollar”, Economic Policy Institute (EPI), febrero 6 de 2018. Scott ha sido un autor que ha influido en las políticas del actual gobierno de ese país.

[5]   Scott usa el término “manipulación de divisas” para explicar el déficit estadounidense. Excluye a México de esa acción. Ver “Stop Currency Manipulation and Create Millions of Jobs”, EPI, febrero 26 de 2014.

[6]   Mortgage-Backed Security (MBS), títulos respaldados por una hipoteca, los emitieron además de los bancos tradicionales los bancos de inversión y otras instituciones merced a la desregulación financiera.

[7]   The Council of Economic Advisers. Economic Report of the President 2019, USA, pp. 307

[8]   Ver U.S. Department of Housing and Urban Development Office of Policy Development and Research, Report to Congresson the Root Causes of the Foreclosure Crisis, enero de 2010.

[9]   “Hasta ahora, Estados Unidos ha aplicado aranceles a productos chinos por valor de 550 mil millones de dólares. China, a su vez, ha establecido aranceles sobre productos estadounidenses por un valor de US $ 185 mil millones.” “The US-China Trade War: A Timeline, China Briefing, actualizado en noviembre 28 de 2019.

[10] Una consecuencia de la guerra comercial es que China y Rusia están buscando protegerse comprando oro. Ver “Why Russian and Chinese central banks will keep buying gold”, Market Watch, septiembre 13 de 2019.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s