Cierran temporalmente página web que incomodaba al gobierno derechista de México


RochaAckermanCensuraonline-233x330“Así somos y aquí estamos”

El cierre de la página web 1Dmx.org por la empresa GoDaddy.com a petición de los gobiernos de Barack Obama y Enrique Peña Nieto constituyó un grave ataque a la libertad de expresión y a la libre circulación de ideas. Fue un acto similar al golpe al periódico Excélsior, orquestado por Luis Echeverría, el 8 de julio de 1976. La restitución de la página después de la difusión internacional del caso no enmienda el agravio. Todos los ciudadanos comprometidos con la democracia tendríamos la obligación de denunciar tal abuso de poder fruto de las “buenas relaciones” entre los gobiernos de México y Estados Unidos.

Esta cobarde acción fue aún más grave tomando en cuenta la violación sistemática a los derechos humanos, los ataques a los periodistas y activistas, las estrategias de infiltración de las redes y movimientos sociales, así como la consolidación del control mediático, que han caracterizado al gobierno de Peña Nieto desde el 1 de diciembre de 2012. Al parecer, el paso de casi 38 años nos ha dejado parados exactamente en el mismo lugar que antaño. Durante el régimen del “viejo PRI” se utilizaba a la Productora e Importadora de Papel, S.A. de C.V. (PIPSA) para controlar a la prensa escrita con la amenaza del retiro del papel que se utilizaba para imprimir periódicos. Hoy el “nuevo PRI” ha “modernizado” sus técnicas al cerrar las páginas donde se publica información sensible sobre su actuar.

La página 1Dmx.org había funcionado como una plataforma esencial para documentar y denunciar la represión policiaca a los movimientos sociales ordenada desde las oficinas de Miguel Ángel Mancera, Marcelo Ebrard, Manuel Mondragón y Kalb, y Peña Nieto. Allí se daban a conocer videos, testimonios y fotografías que la mayor parte de la prensa escrita, y desde luego también los medios electrónicos, no se atrevían a difundir por temor a represalias de la autoridad o de sus patrocinadores. Por ejemplo, el trabajo de los colegas de 1Dmx.org fue esencial para documentar el artero ataque contra Juan Francisco Kuykendall –quien a raíz del mismo falleció– por policías federales el 1 de diciembre de 2012, y para alimentar el informe que emitió la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) sobre el abuso policiaco generalizado aquel día.

La información completa sobre la censura de esta importante página web, junto con un formidable video que expone los pormenores del caso, se encuentra hoy en un sitio alterno (http://op1d.mx/). “Me parece lamentable que las autoridades del Gobierno del Distrito Federal, junto con las del gobierno federal, en coordinación con las de Estados Unidos, limiten el derecho de documentar y comunicar de las personas, y también de criticar a los gobernantes. Me parece un ejemplo de las más férreas dictaduras de cualquier país del mundo”, señaló Jesús Robles Maloof en la conferencia de prensa sobre el tema la semana pasada en las oficinas de la organización Artículo 19. (véase: http://ow.ly/ugTit)

Maloof tiene toda la razón. Si bien estrictamente hablando el cierre de una página web no es equivalente al cierre de un periódico o un canal de televisión, el mensaje de intimidación e intolerancia es exactamente el mismo. El gobierno y los poderes fácticos están aterrados por la fuerza que van cobrando las redes sociales y las noticias en internet, y están buscando desesperadamente nuevas vías para restringir el flujo de información.

En momentos aciagos como el actual vale la pena aprender de la historia. En 1976 le salió el tiro por la culata a Echeverría con la expulsión de Julio Scherer de Excélsior. En respuesta, Scherer y un grupo de distinguidos periodistas e intelectuales, incluyendo a Rafael Rodríguez Castañeda, Vicente Leñero, Enrique Maza y Miguel Ángel Granados Chapa, fundaron Proceso, una revista que hasta la fecha nos acompaña a los ciudadanos como uno de los pocos bastiones de crítica informada que pone todos los días límites al poder corrupto de la oligarquía empresarial y sus empleados gubernamentales.

El editorial del primer número de Proceso, publicado el 6 de noviembre de 1976, deja un legado muy valioso. Ahí los editores denunciaron “la inquina política en términos que causaron asombro dentro y fuera de México”, al igual que “la impudicia de la agresión” hacia el periodismo libre, y expresaron su decisión de no permitir que “el silencio cubra por completo a esta nación”. Desde entonces la consigna “Así somos y aquí estamos” ha inspirado la actuación de quienes forman parte de esta digna empresa editorial.

Hoy la lucha es simultáneamente más difícil y más fácil que hace 37 años. Por un lado, el poder económico y político acumulado por las fuerzas de la reacción es mucho mayor que antes. La velocidad con la cual se aprobó la contrarreforma energética en diciembre pasado, y la íntima alianza entre Washington y Los Pinos, evidenciadas durante la captura de El Chapo Guzmán, lo confirman. Pero, por otro lado, el enorme potencial de las redes facilita la difusión de información “prohibida” y de opiniones incómodas. El reto principal será organizarnos de manera adecuada para aprovechar al máximo las nuevas oportunidades que ofrece el internet tanto al periodismo de investigación como a la disidencia y a la crítica social.

Fuente: http://www.proceso.com.mx/?p=367126

Vea el video relatando la censura peñista

Comunicado de la página web censurada

Unos días antes del 1º de diciembre del 2013, la Embajada de Estados Unidos en México ordena la censura del sitio 1Dmx.org. El 2 de diciembre del mismo año, GoDaddy.com, la empresa proveedora de dominios en Internet, radicada en Estados Unidos, baja el sitio.

1Dmx.org es un sitio informativo que nació el 2 de diciembre del 2012 para documentar las violaciones a los derechos humanos y los abusos policiacos que se registraron durante la toma de protesta de Enrique Peña Nieto. El sitio puso a disposición de la ciudadanía recursos tecnológicos que permitieron organizar y concentrar las pruebas que circulaban en Internet. Información que desmintió la versión oficial y que demostró que el gobierno había fabricado testimonios y pruebas falsas contra los detenidos.

La documentación ciudadana también demostró que la Policía Federal utilizó balas de goma y que el proyectil que asesinó al director teatral y activista Juan Francisco Kuykendall Leal, provino de los cuerpos policiacos y no de los manifestantes. Los videos y fotografías mostraron que la policía actuó en coordinación con grupos de choque. Hechos sobre los que sigue sin pronunciarse la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

En un primer correo, GoDaddy.com argumenta la violación de los términos del servicio, pero al día siguiente, revela que la verdadera razón para la suspensión es que existe una investigación policiaca en curso. Sin aclarar quién lleva a cabo la investigación o por qué motivos, la empresa notifica que para obtener más información, es necesario contactar a un Agente Especial de Seguridad Nacional de la embajada estadounidense en México.

Contactamos al Agente pero en una actitud de opacidad innecesaria e injustificable, éste se niega a dar cualquier información sobre el caso. Que la orden de censura provenga de la Embajada, permite suponer que hay cuando menos una dependencia del gobierno mexicano relacionada con la suspensión del dominio. Por lo tanto, el 24 de diciembre del 2013, interpusimos un amparo ante el Juzgado Octavo de Distrito en Materia Administrativa. El juez ordena a las autoridades señaladas, entregar un informe justificado sobre su participación. A la fecha, dos de éstas autoridades no han entregado la información solicitada, incumpliendo el plazo señalado por el juez.

En días recientes, la empresa GoDaddy confirmó que la agencia mexicana que solicitó al gobierno estadounidense la censura de 1Dmx.org, fue el Centro Especializado en Respuesta Tecnológica (CERT), una dependencia de la Policía Federal de la Comisión Nacional de Seguridad, que desde el 2013 depende de la Secretaría de Gobernación. La Comisión Nacional de Seguridad y la Secretaría de Gobernación son, además, las autoridades que no han entregado el informe justificado.

Nos parece lamentable que la colaboración del gobierno de Estados Unidos con el gobierno mexicano comprometa la libertad de expresión en México.

Más allá de la restitución del dominio 1dmx.org, advertimos que nuestra lucha es por la libertad de expresión. Subiremos a la red, todas las veces que sea necesario, el contenido censurado. Hasta que se restituya el dominio original, la información puede consultarse en http://op1d.mx

Señalamos como responsable de la censura de 1Dmx.org -que fue ejecutada por la Secretaría de Gobernación a través de la Comisión Nacional de Seguridad-, al comisionado Manuel Mondragón. Quien además es responsable del operativo del 1º de diciembre del 2012.

Exigimos un pronunciamiento del Comisionado donde explique por qué la agencia a su cargo, ordenó la censura del sitio.

¿Cuántas páginas más ha tirado el gobierno mexicano? ¿Por qué el gobierno estadounidense colabora para censurar la libre manifestación de las ideas en otros países? ¿Quiénes deberían estar bajo investigación, las autoridades que reprimen o la ciudadanía que documenta y denuncia esos abusos? La censura previa es una violación a los derechos humanos y un acto inconstitucional inaceptable, propio de los regímenes autoritarios.

El gobierno actual está marcado por la represión sistemática de la libertad de expresión. El operativo desplegado durante la toma de posesión de Peña Nieto, dejó como saldo; 99 detenciones arbitrarias, 6 casos de tortura documentados y una persona asesinada por las fuerzas del orden. Al menos 58 periodistas han sido agredidos en contextos de manifestaciones sociales y seis periodistas fueron asesinados en el periodo que va del 1º de diciembre del 2012 a la fecha. En poco más de un año, 267 personas han sido detenidas durante manifestaciones, sólo en el Distrito Federal. Hoy la única oposición permitida en México, es la oposición simulada.

La censura como forma de gobierno apesta a los peores años del PRI, cuando el cierre de periódicos y radiodifusoras, así como la investigación judicial de la disidencia política era una práctica habitual.

El cerco que impusieron en las calles el 1º de diciembre del 2012 ha llegado a Internet. Pueden bajar un sitio pero no pueden callar su voz. La censura es una violación a la libertad de expresión inadmisible que debe ser investigada y sancionada. Pero la censura también muestra el poder que tenemos como ciudadanos. Hoy las cámaras y redes de información, son nuestras armas contra el autoritarismo y la soberbia del poder. Llamamos a los usuarios, a los medios de comunicación y a la ciudadanía en general a defender Internet como un espacio libre, desde dónde se puedan expresar, consultar y discutir ideas, tanto afines como críticas de los gobiernos. Si la censura no respeta fronteras, que la libertad, la información y la solidaridad tampoco lo hagan. 1Dmx.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s