La barbarie cotidiana


Manta de una organización pacifista portuguesa: http://www.pazsimnatonao.org

José Luis Gordillo

En 2007, Wesley Clark, el general norteamericano que dirigió el ataque de la OTAN contra Yugoslavia en 1999, declaró en un programa de televisión que, poco después del 11-S, cuando ya había comenzado el ataque a Afganistán, un amigo suyo que trabajaba en el Pentágono le explicó que el gobierno de EE.UU. había decidido atacar a siete países en los años posteriores. Éstos eran Iraq, Líbano, Libia, Siria, Somalia, Sudán e Irán. Clark añadió que la razón principal de ese programa belicista era la necesidad de garantizar el acceso al petróleo de Oriente Medio.

De los siete países mencionados ya han atacado a tres (Líbano fue atacado por Israel —de facto, el 51 Estado de EE.UU— en el verano de 2006). El programa desvelado por Clark, pues, se va cumpliendo de forma inexorable y sólo se frenará si existen movilizaciones populares antibelicistas. Pero éstas únicamente serán posibles si existe un espacio sociocultural de contestación que esté convencido, en primer lugar, de que ha empezado ya la lucha desesperada por el control de los recursos escasos y, en segundo lugar, que el bloque más agresivo de los países que participan en esa lucha es el occidental, constituyendo por ello la principal amenaza a la paz y la seguridad del mundo. Si esta crisis desemboca en una gran conflagración militar, como ya ocurrió con la crisis del 29, se deberá antes que nada a las políticas belicistas de los gobiernos de la OTAN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s